Skip to main content

Patrocinado por:

Práctico

Cómo limpiar el coche: ¿autolavado o lavar a mano? Pros y contras

Cómo lavar tu coche y dejarlo perfecto

Cinco pasos para dejar tu coche impecable, y analizamos pros y contras de autolavado o lavado a mano.

Te interesa: Consejos de conducción en invierno

¿Cómo lavar bien el coche? ¿Es preferible el autolavado, o el lavado a mano? Como sabes, es importante lavar el coche con frecuencia. Y es que si la sociedad se acumula, puede repercutir en zonas de óxido en cantos de la carrocería e incluso en zonas del chasis. Cuando la pintura salta, muchas veces, es por culpa de la corrosión. 

Pero no solo eso: un coche sucio también afecta fuertemente al rendimiento de los faros, los sensores y las cámaras de los coches que lo equipen. Da igual el método que emplees para limpiar bien el coche: ya sea una estación de lavado a mano o en un túnel de autolavado, cada uno tiene sus pros y sus contras. 

Trucos para llevar el coche siempre limpio ¡y sin lavarlo!

En los autolavados, a veces, los cepillos de los rodillos no están en las condiciones idóneas por su uso intensivo, y pueden conllevar algunos daños en la carrocería. En las estaciones lo lavas por ti mismo, pero eso requiere más tiempo y esfuerzo. Para ayudarte a decidir el mejor método para lavar tu coche, desgranamos cada uno de los sistemas.

Lavar el cohe en autolavados

Es la opción ideal para lavar el coche para alguien que sale de viaje o llega de él, porque nuestra geografía está plagada de ellos, y se puede hacer sobre la marcha. Pero algunos cepillos en un estado poco idóneo pueden arañar la pintura. Algunas dejan rastros de plástico que pueden parecer arañazos

Hoy, casi todas las cerdas son de polietileno, un material muy parecido a las fibras textiles. Cuando están coordinados con el riego adecuado, no suele haber riesgo para la pintura. Las numerosas quejas que nos llegan de rayones suelen venir de otros motivos. Por ejemplo de granos de arena o de suciedad muy intrincada o incluso de la suciedad del coche anterior, que no ha sido correctamente desalojada y permanece en los cepillos. La consecuencia: sutiles rayones en la carrocería. 

Por eso, un consejo es lavar el coche a un túnel de lavado en un día lluvioso. La suciedad de la carrocería estará más blanda, y en parte ya desprendida. Otro consejo es darle un prelavado: así quitas la suciedad superficial y los temidos granos de arena. Además, ahí van otros consejos para lavar el coche en un túnel de lavado:

  • Elegir el correcto programa de lavado del coche: en primer lugar, depende de tu presupuesto, y del clima. En invierno recomendamos uno con espuma activa, cera caliente y lavado de bajos. Los precios para un programa de lavado normal parten de 4 ó 5 euros en España, y los más intensivos pueden llegar hasta los 15. 
  • Poner el coche en la posición correcta: cerrar las ventanas y el techo solar si lo hubiere, y con el motor en marcha, desactivar los limpiaparabrisas y, sobre todo, el sensor de lluvia. Llevar el cierre centralizado puesto para evitar que la tapa del combustible se abra. Y es mejor plegar los espejos y, si es posible, extraer la antena de la radio. Las indicaciones específicas de cada autolavado suelen estar visibles en un cartel. 
  • Medidas para después del autolavado del coche: secar enseguida con un pañuelo de microfibras, para evitar indeseados rastros de agua. Y repasar zonas de difícil acceso a mano, como las juntas de las puertas, capó y maletero. Lavar todas las luna con limpiacristales. 
  • Túnel de lavado móvil o estático: es indiferente. El resultado suele ser el mismo, en ambos casos se usan productos de limpieza similares y el mismo material para los cepillos. 
  • Denuncias: si te ha producido algún daño, llamar inmediatamente a algún encargado y ponerlo por escrito y firmado. Revistar concienzudamente el estado de la empresa, y su licencia para tener túnel de lavado. Todas esta información puede ser decisiva en caso de conflicto. 

Estación de lavado a mano del coche

Esta es la alternativa en la que cada uno se lava su coche por sí mismo y tomándose el tiempo que requiera (y le permitan sus monedas). Para coches con algunos años encima son muy recomendables, porque la pintura sufre menos que en los túneles de lavado. 

Cómo darle brillo a tu coche en solo cuatro pasos

Suele disponer de diversos sistema de regado y utensilios de limpieza. Y en muchos casos puedes llevarte tus propios productos si así lo prefieres. Aquí es también muy recomendable un prelavado a fondo del coche antes de aplicar el jabón. 

  • Lavado básico del coche: con agua a presión, desprende la suciedad superficial. 
  • Lavado con jabón del coche: enjabonar y frotar con el cepillo.
  • Aclarado del coche: usar mucha agua hasta retirar todo el jabón.
  • Secado del coche: para evitar que queden marcas, mejor hacerlo a mano.

Cinco errores típicos que cometemos al limpiar los asientos del coche

Si vas a elegir la opción de lavar a mano tu coche, te interesarán cinco consejos para lavarlo a fondo y dejarlo perfecto.
 

Cinco consejos para lavar tu coche y dejarlo perfecto

¿Quieres saber cómo limpiar el coche y dejarlo perfecto? Por fin ha llegado la primavera y es el momento de disfrutar del buen tiempo y de dejar tu coche impecable, con la carrocería brillante. Seguramente, en los próximos meses realizarás numerosos desplazamientos con tu vehículo para aprovechar la llegada del calor. Pero antes de ponerte al volante es recomendable que hagas una profunda limpieza, ya que, posiblemente, los efectos del invierno (barro, polvo, etc.) habrán dejado profundas huellas en tu vehículo. Pero... ¿cómo limpiar tu coche a fondo? ¡A continuación encontrarás cinco pasos para dejar tu coche como los chorros del oro!

1. Déjalo perfecto por fuera

 

limpieza exterior

Para acometer una limpieza del exterior en profundidad de tu vehículo, lo mejor es que primero repases la carrocería en busca de daños. Hay un producto específico para cada tipo de mancha persistente (excrementos, resina o insectos espachurrados), úsalo siguiendo las instrucciones de aplicación.

Te interesa: Cinco consejos para cuidar la carrocería del coche en verano 

Si encuentras arañazos, consigue un lápiz del mismo color que el coche y aplícalo tras lavar y secar la zona. Para obtener un resultado profesional, pule después toda la carrocería, de esta manera además eliminarás la mayor parte de esos microsurcos que solo son visibles cuando miras a pocos centímetros.

Para esta operación, hazte antes con una pulidora de alquiler o con el útil de pulir para la taladradora; si no te llevará una mañana completa. Eso sí, una vez terminado y a la espera de que te vengan las agujetas, pensarás que el esfuerzo ha merecido la pena porque le habrás quitado a tu vehículo unos cuantos años de encima. Al fin y al cabo, él también es tu carta de presentación en la carretera. Con una manguera a presión asegúrate de limpiar bien los bajos del coche, que pueden acumular el salitre que impregna nuestras carreteras durante el invierno. Vigila no acercar demasiado la manguera a la carrocería, algunas tienen demasiada presión y pueden dañar la pintura.

2. A por el maletero

 

limpieza maletero

El primer punto 'conflictivo' a la hora de limpiar el interior del coche en primavera es el maletero: saca las cadenas, el paraguas y todos aquellos objetos que no vayas a necesitar en esta época del año (rasqueta...). A continuación, pasa el aspirador (si no tienes uno a mano, acude a una gasolinera): retira la moqueta, la rueda de repuesto y las herramientas para eliminar fácilmente la suciedad que se ha ido acumulando en todos los rincones. Aprovecha la ocasión para realizar una revisión: ¿tiene la rueda de repuesto la presión adecuada? ¿Falta alguna herramienta? ¿Se encuentran todas en perfecto estado? Puedes aprovechar para dejar las herramientas relucientes.

 

Los surcos del borde del maletero suelen acumular hojas, por lo que es recomendable que pases el aspirador por esas zonas. Acto seguido, limpia estos surcos con un producto multiusos. Un cepillo de dientes te permitirá alcanzar aquellos sitios a los que la esponja o trapo no llega: utiliza uno suave, porque si las cerdas son muy duras puedes dañar la pintura. Tras limpiar a fondo las gomas del marco del maletero es aconsejable que apliques un producto protector y engrases las bisagras. Así tendrás listo el maletero para el próximo viaje.

3. El interior, protagonista de la limpieza del coche

 

limpieza interior

Le toca el turno al habitáculo del coche. Empieza limpiando las plazas traseras: pasa el aspirador por la bandeja portaobjetos y los asientos. Si puedes plegarlos o abatir el respaldo, introduce el tubo del aspirador dentro de todas las ranuras y pliegues. No olvides los compartimentos portaobjetos de los lados ni las bolsas de los asientos (ten cuidado al meter el tubo para no rasgar la tela o deformarla). Si quieres conseguir un resultado profesional en el interior, necesitarás algo más que una aspiradora doméstica. Con una máquina de inyección-presión -se alquilan por horas-, podrás extraer el polvo hundido en las zonas más profundas e inaccesibles de la tapicería.

 

Quita las alfombrillas del suelo y aspíralas a fondo: si son de goma, dales un manguerazo a presión. Si tienen manchas grandes, utiliza un producto especial para la limpieza de alfombras: aplícalo sobre la mancha y déjalo actuar una o dos horas. Después, acláralo y deja que se seque. Lleva su tiempo, pero merece la pena. Mientras tanto, aprovecha para terminar de limpiar el coche.

Aplica un limpiador de plásticos en un paño y repasa la parte posterior del espejo retrovisor interior y los asideros del techo. Pasa con suavidad el cepillo de dientes por los elevalunas eléctricos y por las ranuras de las gomas de los pedales. Elimina la suciedad acumulada en el anclaje de los cinturones de seguridad y en la parte inferior del freno de mano. Para terminar, limpia las ventanillas con ayuda de un limpiacristales y una gamuza de cuero: frota rápido y con fuerza para que no queden huellas.

4. Llantas y neumáticos, ¡limpios!

 

presion neumáticos

No te pierdas: Cómo comprobar el estado de los neumáticos

Las llantas pueden acumular mucha suciedad con el paso del tiempo. Para eliminarla, lo mejor es limpiarlas a fondo con la manguera a presión. Asegúrate de eliminar toda la carbonilla que desprenden los frenos. Aplícale un producto específico limpia-llantas, deja actuar el tiempo que recomiende el fabricante y acláralo de nuevo con la manguera a presión. Los hay de muchas marcas y su precio parte alrededor de los tres euros. Una vez bien limpias puedes usar un sellador de llantas, que creará una película protectora sobre la llanta que mantendrá más tiempo la llanta limpia y nos facilitará la limpieza en el futuro.

 

También puedes usar un producto específico para dejar los neumáticos brillantes a mas no poder. Ya de paso puedes medir la presión del neumático y medir la profundidad del dibujo. Para medir la presión, mejor usa un manómetro del que te puedas fiar. Los medidores de las gasolineras pueden valer para una emergencia, pero más del 70% de estos equipos no son fiables. Si puedes, cómprate uno para comprobar la presión de los neumáticos, al menos, una vez al mes. El dibujo de tus neumáticos es fundamental para que el agarre no disminuya. Si miden menos de 1,6 mm no podrás circular con ellos.

5. Cuidado de lunas

 

limpieza cristales

Vayas o no al autolavado, si quieres tener la mejor visibilidad posible (aquí tienes unos trucos para conducir con baja visibilidad), no hay nada como limpiar todas las lunas del coche tú mismo. Para la parte exterior puedes utilizar limpiacristales, pero no lo emplees en el interior porque muchas veces deja un rastro sobre la superficie que la vuelve translúcida. En la cara de dentro es mejor usar un producto específico. En todo caso, asegúrate haberlo retirado todo completamente, primero con un paño y, si es necesario, con unos periódicos o papel para acabar de eliminar toda la humedad.

 

Lecturas recomendadas