Skip to main content

Práctico

Motor

Cómo borrar los fallos del ordenador de tu coche (después de repararlos)

Como borrar los fallos del OBD

Borrar los fallos del ordenador de tu coche es sencillo si se tienen las herramientas adecuadas. Ojo, solo hay que hacerlo una vez que se haya subsanado el fallo, lo contrario puede acarrear multa.

Conocido como OBD (On Board Diagnostics), el ordenador de a bordo de un coche es un sistema que un sistema que informa de la velocidad real a la que circula el vehículo, el consumo medio y otros parámetros, entre otros, los kilómetros que ha recorrido desde que salió de fábrica, las fechas de revisión, si las ayudas de asistencia a la conducción (ADAS) están o no activadas...

También actúa (salvando las distancias) como caja negra del coche. Insisto, no lo es; de hecho cada vez son más las voces que se alzan pidiendo que la instalación obligatoria de cajas negras en los vehículos para esclarecer las causas de los siniestros. Pero sí recopila datos que alertan del funcionamiento de algunos de los sistemas electrónicos (ESP, DSC, DPC, SRS... y todas las demás siglas que puede llevar como parte de su equipamiento un coche) y si alguno ha sido manipulado (por ejemplo, el cuentakilómetros).

Cómo borrar los fallos del ordenador de a bordo

Buscar errores electrónicos no requiere mancharse las manos de grasa ni tener demasiada maña con las tuercas o los tornillos: es una cuestión de ordenadores y clavijas. El problema es que para hacerlo uno mismo es imprescindible tener una máquina de diagnosis.

Ordenador de a bordo

Todos los talleres trabajan con esta herramienta (nada barata, por cierto). La opción para hacerlo uno [email protected] es recurrir a algún centros de autorrepación (Repara tu Vehículo, Johnnie Pyston o Bricarbox, por citar tres ejemplos). Lo habitual es que, como condición, pidan que sea uno de sus trabajadores quien manipule el equipo. Esto es una ventaja porque aunque conectar la máquina de diagnosis al coche es muy sencillo (solo se necesita un cable, específico para cada marca y modelo), manejar el ordenador no lo es tanto.

Una vez conectado el coche a la máquina esto es lo que debes hacer:

  1. Lo primero es realizar una autodiagnosis para ver las posibles averías. Hay que elegir la marca y el modelo; esto se puede hacer o después de conectar los cables
  2. Una vez seleccionado el vehículo, la máquina se encarga de repasar el procedimiento de conexión con un desglose gráfico de los elementos que intervienen: conector, adaptadores y el llamado multiplexor (es un dispositivo rectangular de color rojo, similar a una fuente de alimentación convencional). Para que la comunicación se efectiva, la conexión Bluetooth debe estar activa
  3. En solo unos segundos, en pantalla aparecen todos los errores electrónicos del coche (si los hay). Los fallos del airbag suelen ser los más habituales y no siempre aparecen reflejados en el salpicadero del coche. 
  4. Identificadas las averías hay que ver la causa. No siempre es dramática; por ejemplo, el error de airbag puede indicar que la bolsa de aire del acompañante está desactivada (algo correcto si el asiento del copiloto lo ocupa un niño con Sistema de Retención Infantil); o una alerta del ABS salta porque al mover el asiento se ha desenchufado el cable. En otras, la reparación requiere una visita al taller que no debes posponer.
Ordenador de a bordo

El ordenador de a bordo, clave para la ITV

Por orden de la nueva ITV (aprobada en mayo de 2018), todas las estaciones de inspección deben  contar con dispositivos electrónicos de diagnóstico que se conectan al puerto OBD del coche y permiten conocer el estado de los principales sistemas electrónicos de seguridad (léase ABS, ESP, airbags, pretensores...).

Con esta nueva herramienta no solo se pretende valorar si los dispositivos funcionan correctamente, también se buscan posibles manipulaciones. 

Desde Legalcar recuerdan que manipular los sistemas electrónicos del vehículo no solo supondrá no poder pasar la ITV o hacer que el seguro deje de hacerse cargo de cualquier posible incidencia: además se pierde la garantía del fabricante.

Jorge Jabalquinto abogado de Legalcar apunta que “no todas las reprogramaciones están prohibidas o son ilegales, pero sí lo son las que busque modificar los sistemas de anticontaminación del vehículo”. Además, a nivel del vehículo, es muy fácil creer que se está haciendo algo a favor, cuando realmente estamos perjudicando a la vida del motor y se puede caer fácilmente en un aumento del  consumo de combustible.

Y además