Skip to main content

Práctico

Claves para elegir un buen vehículo para tu negocio

Claves para elegir un buen vehículo para tu negocio

Escoge el más adecuado.

¿Tienes una empresa o eres autónomo? Pues esto te interesa: las claves para elegir un buen vehículo para tu negocio. En función de las características y las necesidades de cada compañía, el tipo de vehículo que le va mejor varía. Si andas a vueltas con qué coche escoger en función de tu tipo de empresa, sigue leyendo.

No te pierdas: ¿Por qué no para de crecer la venta de coches de segunda mano?

Empecemos con una idea básica, pero esencial: el tipo de vehículo que elijas ha de cubrir las necesidades esenciales de tu compañía. ¿Tienes una empresa de transportes? ¿Tu start up vende bienes por  comercio electrónico? ¿Eres autónomo, y disponer de un vehículo propio para tu día a día es esencial? Todos estos puntos deben ser tenidos en cuenta a la hora de elegir automóvil.

Qué preguntas hacerte antes de elegir vehículo para tu negocio

Las necesidades de tu negocio

La primera cuestión que debes plantearte a la hora de escoger un vehículo para tu negocio será, pues, cuáles son las necesidades que este debe cubrir.  Para dar respuesta a esta pregunta, lo mejor es que cojas bolígrafo y papel, y vayas anotando las cosas que de verdad son importantes, para poder determinar finalmente cuál es el objetivo real que el vehículo de tu empresa deberá cumplir.

No te pierdas:  10 preguntas sobre comprar coche por renting

¿Necesitas mucho espacio de carga? ¿O un vehículo que pueda circular por zonas restringidas al tráfico más sucio? ¿Cuántos ocupantes deben viajar en este vehículo? Responder a estas preguntas te ayudará mucho a ir descartando opciones.

¿Qué presupuesto tienes?

Poderoso caballero es don dinero; y en este caso, será fundamental que te limites al presupuesto con el que cuentes. Ten presente que el vehículo que escojas para tu empresa será una herramienta más para tu trabajo; non te dejes llevar por caprichos.

No te pierdas: Coches híbridos segunda mano y de ocasión: lo que tienes que saber

Recuerda que comprar un vehículo supone un desembolso importante de dinero, además de unos gastos anuales asociados (seguro, mantenimiento...). Si quieres establecer un presupuesto lo más realista posible, podrás valerte de una herramienta como un análisis TCO (las siglas en inglés de "coste total de propiedad"); se trata de un sistema de cálculo que ayuda a determinar los costes directos e indirectos, y los beneficios, de un determinado bien (por ejemplo, un vehículo).

¿Un leasing?

Antes de decidirte por la compra de un coche para tu negocio, no dudes en contemplar y analizar si te compensa más la opción de leasing. El leasing se considera una forma de financiación del vehículo. Esta forma de alquiler a largo plazo sí refleja en su contrato la opción de compra al final del período (es el cliente si, al llegar el fin del contrato, decide comprarlo o no; si lo compra, ha de pagar el valor residual del vehículo).

No te pierdas: Renting o leasing, ¿qué interesa más?

Va dirigido a empresarios y autónomos. Es decir, el leasing no es para particulares. El leasing es un arrendamiento financiero regulado por la Ley 26/1988. Tiene una duración de entre dos y seis años. Al finalizar el contrato, se puede optar por comprar el vehículo pagando el valor residual. Si no se desea adquirir el coche, se podría pedir una prórroga, para lo cual se tendrían que negociar nuevas cuotas, nuevo vehículo y nuevo contrato.

El leasing, al ser considerado una forma de financiación, no incluye en sus cuotas los gastos de mantenimiento, impuestos, seguro... Las cuotas del leasing son más bajas que las del renting; pero recuerda que si el coche tiene algún problema, serás tú el que se tenga que hacer cargo.

Vehículos limpios

Si vas a necesitar circular con frecuencia por zonas con el tráfico limitado o restringido, no dudes en optar por un vehículo limpio, que pueda levar la etiqueta Eco o Cero de la DGT. Así no solo ahorrarás en costes (como en el impuesto de matriculación), sino que además te ahorrarás problemas a la hora de tener que ir a determinadas calles o destinos.

  


 

Y además