Skip to main content

Patrocinado por:

Práctico

Señales de tráfico inteligentes para evitar accidentes

Señales de tráfico inteligentes para evitar accidentes

Señores, dentro de muy pronto las señales de tráfico y los semáforos mandarán información a los coches y harán la conducción más segura. En AUTO BILD ya lo hemos probado y ¡nos gusta!

Me dirijo al volante de un Honda Civic hacia un semáforo en rojo. Voy a girar a la derecha, de modo que pongo el intermitente. Mientras hablo con mi acompañante, la luz se pone en verde. Justo cuando empiezo a girar, aparece una enorme señal de alarma en la pantalla: “¡Cuidado, peatones!”.

¡Ufff!, por poco no veo a la señora que cruza el paso de cebra. Por suerte esto no es más que un simulacro: la señora en cuestión es una compañera de la revista y el Civic un coche de pruebas.

Las señales de tráfico más frecuentes cuyo significado has olvidado

Pertenece al proyecto Connecting Cars de NXP, Siemens, Choda Wireless, TÜV Sud y AvD. La clave: mi Honda se comunica con señales de tráfico, semáforos y otros coches. El corazón de esta tecnología se compone de microchips que interactúan por ondas radio.

En el test he comprobado que funciona muy bien y a partir de 2015 estará activo en el trayecto que va de Viena a Rotterdam. “A partir de 2016 podremos instalar los chips de serie en los coches”, anuncia Sven Leonhardt, de Honda. Objetivo: menos tráfico, menos emisiones de CO2 y menos accidentes.

En el foco se ha puesto la seguridad y es que los conductores muchas veces reconocen un tramo con obras, por ejemplo, demasiado tarde.

Con el nuevo sistema, esto se resuelve fácilmente: en la pantalla aparece un aviso de obras; 400 metros después las veo y las puedo esquivar con anticipación. Este sistema es especialmente beneficioso cuando las obras están tras un cambio de rasante o una curva. 

Los avisos de emergencia se emiten por un chip mediante una señal WLAN hasta 800 metros. También entre coches. Así, los vehículos pueden comunicar su situación a otros situados más adelante. Según un estudio, con este sistema implantado se podrían evitar muchas muertes al año en nuestras carreteras.  

También porque las ambulancias llegarán antes a su destino. Por ejemplo, con este sistema pueden poner en verde todos los semáforos que se encuentran en el trayecto hasta el accidente. Además, les llega una advertencia a los coches que tiene por delante, para que hagan sitio a tiempo. La tecnología también se aplica a autobuses públicos. Con darle a un botón, obtienen preferencia sobre los vehículos que les preceden.

En las grandes ciudades, esta tecnología puede ahorrar mucho dinero. Un dinero que se puede invertir en mejorar las infraestructuras: remodelar carreteras en mal estado o tender puentes. O equipar los semáforos con esta tecnología para que indiquen al coche a qué velocidad debe circular si quiere pillarlos todos en verde. Esto ahorra tiempo, combustible y evita atascos. De momento esto es solo una prueba, pero he comprobado lo bien que funciona y su utilidad...

Lecturas recomendadas