Skip to main content
Imagen de perfil de Aarón  Pérez
La opinión de
Aarón Pérez

Opinión: ¿se están pasando todos los límites en el peso de los coches?

mercedes eqs suv

¿Se están pasando todos los límites en el peso de los coches? Analizamos cómo la industria del automóvil ‘ha engordado’ y en qué te puede afectar.

Más avanzados, seguros, eficientes y conectados. Así son los coches modernos, vehículos que, por el contrario, también son más grandes y pesados que nunca. Y esto en realidad es más un problema que un beneficio, a pesar de la falsa creencia de que más grande es mejor. En la industria del automóvil no siempre es así, y nos preguntamos si se están pasando todos los límites en el peso de los coches.

Tanto en peso como en dimensiones se están cruzando unos límites que difícilmente podrán ser revocables en el futuro. Los vehículos son cada vez más pesados y, con la llegada del coche eléctrico, esta afirmación se magnifica hasta nuevos estándares. ¿Por qué la industria está creando coches que pesan cada vez más? ¿Por qué son más grandes que nunca?

El país que quiere subir los impuestos a los coches en función de su peso

Ejemplos de pesos excesivos en la industria del automóvil

Pongamos un ejemplo para entender cómo ha cambiado el tema de las dimensiones y el peso. El Volkswagen Golf GTI de primera generación, un vehículo que se lanzó al mercado en 1976, medía 3,82 metros de largo, 1,63 metros de ancho y 1,40 metros de alto. Equipaba llantas de 13 pulgadas de diámetro y tenía un peso de poco más de 830 kilos.

¿Cuánto mide el Volkswagen Golf GTI en la actualidad? La octava generación, que se presentó hace un par de años, mide 4,28 metros de largo, 1,79 metros de ancho y 1,48 metros de alto. Cuenta con llantas de 17 pulgadas de serie y su peso es de unos 1.430 kilos. Además, ofrece 2,63 metros de distancia entre ejes, frente a los 2,40 metros de su predecesor.

El Golf GTI es ahora 46 cm más largo, 16 cm más ancho y 8 cm más alto que hace casi cinco décadas. También tiene 23 cm más de distancia entre ejes y, lo más importante, pesa unos 600 kilos más. Aunque también es cierto que tiene 245 CV en lugar de los humildes 110 CV de la primera generación.

Vamos un paso más allá. Un Bentley Bentayga W12 pesa 2,5 toneladas, un Mercedes-Maybach GLS 600 alcanza las 2,8 toneladas y un BMW X7 M50i ronda las 2,6 toneladas.

Pero la cosa se pone aún más interesante si analizamos los coches eléctricos. Modelos como el BMW iX y el Audi e-tron, con un peso de casi 2,7 toneladas; el Mercedes EQS, con 2,6 toneladas; o el Porsche Taycan Cross Turismo, con 2,4 toneladas; son ejemplos de que el peso se ha disparado considerablemente.

¿Se están pasando todos los límites en el peso de los coches?

A destacar dos aspectos. Uno, que la mayoría de estos coches, tanto los eléctricos como los de combustión, son vehículos de tipo SUV, con grandes dimensiones exteriores, baterías de gran tamaño y, por consiguiente, pesos desorbitados.

El segundo aspecto es que muchos de los fabricantes que se aventuran en el mercado de los coches eléctricos estén apostando primero por un formato SUV grande, que tiene un peso mayor, una peor eficiencia y una autonomía inferior a la de un coche de tipo urbano o compacto.

Por último, el exceso de peso de los coches nuevos puede tener también un efecto negativo en términos de seguridad. Una colisión entre un mastodóntico SUV de 2,7 toneladas y un utilitario de 1.000 kilos puede provocar un desenlace fatal para los ocupantes del vehículo más pequeño, ya que estarían involucrados en un accidente con un turismo que, en realidad, pesa tanto o más como un camión pequeño.

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no tienen por qué coincidir necesaria o exactamente con la posición de Axel Springer o AUTO BILD.

Etiquetas:

SUV

Y además