Skip to main content
Imagen de perfil de Enrique  León
La opinión de
Enrique León

¿Las baterías en estado sólido darán un gran impulso al coche eléctrico?

Baterías en estado sólido: Ford y BMW

¿Cuál es el problema? 

Esta pregunta está sobre la mesa de todas las tertulias sobre el coche eléctrico. Y es que, esta tecnología se presenta como la más segura, también la más eficiente. Nos dejaría cifras de autonomía más interesantes, y eso es uno de los apartados que más nos hace dudar cuando pensamos en el coche eléctrico. ¿Las baterías en estado sólido darán un gran impulso al coche eléctrico? Vamos a analizarlo.

Muchos hablan de ellas como “el santo grial” del coche eléctrico. Y es que plantean grandes retos, pero también grandes soluciones. Diferentes marcas están apostando muy fuerte por ellas. Por ejemplo, Toyota quiere lanzar antes de 2025 la primera batería de estado sólido para un coche fabricado en serie. Aunque, antes de analizar sus posibilidades, ¿sabes qué es una batería en estado sólido?

¿Quién fabrica las baterías de los coches eléctricos?

Este tipo de batería es una evolución de la batería de iones de litio. Esta última se compone de dos electrodos de metal, siendo uno cátodo y el otro ánodo, inmersos en un líquido conductor. Este conjunto se denomina celda, y la batería está compuesta de varias de estas celdas. Una sal de litio es el electrolito que consigue los iones necesarios para la reacción química reversible que tiene lugar entre el cátodo y el ánodo. ¿Y cómo funciona entonces la batería en estado sólido?

Realmente este tipo de batería funciona con el mismo principio que una de iones de litio, pero el electrolito en el primer caso es un líquido y en el segundo un material sólido, ¡aquí encontramos la gran diferencia! En los estudios de John Goodenough, considerado como el padre de esta tecnología, se usa un electrolito de cristal que facilitaría su fabricación en serie. Toyota, por ejemplo, no ha desvelado el material que usa aunque otros estudios apuntan a nanohilos de oro envueltos en manganeso.

nissan baterias estado solido

Los beneficios que aporta son varios. Los principales son más autonomía, un tiempo de recarga menor y más seguridad. Esta batería se recarga en menos de una hora según los estudios, y puede almacenar tres veces más energía que una batería de iones de litio. Su vida útil es mayor y en caso de accidente no se incendiaría.

¿Y dónde está el problema? El coste de fabricarla a gran escala es el principal obstáculo, y aunque Toyota quiere tenerla lista antes los fabricantes hablan de 2030. La conocida alianza Renault-Nissan-Mitsubishi quiere tener baterías de estado sólido para fabricar en masa en 2028, buscando en una fabricación en serie reducirla a la mitad el precio. Toyota la tendría en 2025 pero en un coche híbrido, que tiene un coste menor. 

Baterías en estado sólido: Ford y BMW, listas para usarlas en 2022

Y suponiendo que todas estas fechas se cumplan, ¿habrá una red de recarga potente para entonces? Este es otro de sus grandes problemas, pues no podremos aprovechar sus ventajas en la reducción de tiempos de carga sin una red correcta. 

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no tienen por qué coincidir necesaria o exactamente con la posición de Axel Springer o AUTO BILD.

Etiquetas:

Motor

Y además