Skip to main content

Noticia

Motor

El misterio de las baterías de los coches eléctricos en invierno

El misterio de las baterías de los coches eléctricos en invierno

El frío, uno de los enemigos del coche eléctrico

Aunque la tecnología evoluciona y los vehículos eléctricos ofrecen cada vez una mayor autonomía, el frío sigue siendo uno de sus peores enemigos. ¿Por qué? Este es el misterio de las baterías de los coches eléctricos en invierno.

Como sabes, todos los coches eléctricos experimentan una pérdida en el rango de autonomía durante los meses más fríos del año, lo que obliga a sus propietarios a ajustar sus comportamientos de conducción, especialmente, en aquellos países donde se registran temperaturas más bajas.

La buena noticia, a pesar de todo, es que esa pérdida de autonomía es temporal y no provoca daños a largo plazo en la autonomía. A medida que las temperaturas aumentan, el rango de autonomía del vehículo se recupera

Pero ¿por qué se produce esta pérdida de autonomía? Vamos a resolver este misterio en las baterías de los coches eléctricos, aunque ya te avanzamos que los principales factores son químicos y mecánicos

El misterio de las baterías de los coches eléctricos en invierno

El misterio de las baterías de los coches eléctricos en invierno

Según un estudio de la empresa Recurrent, las reacciones químicas y físicas en la batería se producen de manera más lenta con temperaturas frías, lo que reduce la potencia de los vehículos eléctricos. Las temperaturas frías inhiben las reacciones químicas y actúan como resistencia, ralentizando los procesos físicos

Los coches eléctricos tienen que producir su propio calor. Los motores de combustión interna son muy ineficientes, porque toda la energía que producen y que no es utilizada para impulsar el vehículo se convierte en calor residual, es decir, energía perdida. 

Hoy se cumple el 221 aniversario de las baterías

Sin embargo, en climas fríos, los coches con motores de combustión redirigen ese calor residual para calentar el habitáculo

En cambio, los coches eléctricos son tan eficientes que no generan tanto calor y, en invierno, el calor disponible va dirigido a calentar la batería. Esto significa que la calefacción requiere de una fuente de energía.

Y esa fuente de energía no es otra que la batería que alimenta al motor eléctrico. Por tanto, la batería multiplica su esfuerzo y, por esta razón, se reduce el rango de autonomía en invierno

Y además