Skip to main content

Noticia

Wallbox de Volkswagen, ¿cuánto cuesta instalarlo?

Wallbox de Volkswagen

La llegada del ID.3 ha traido consigo también el Wallbox de Volkswagen, la opción más cómoda para cargar las baterías del eléctrico en nuestro domicilio. Pero, ¿cuánto cuesta disponer de este sistema?

El Volkswagen ID.3, recientemente presentado durante el Salón de Frankfurt 2019, ha supuesto la entrada de la marca alemana en una nueva era. La eléctrica, concretamente. Es cierto que no se trata del primer modelo de la historia de Volkswagen con un motor de este tipo, pero sí que estamos ante un punto de inflexión en su historia. El coche eléctrico ha llegado para quedarse, y con él llegan una serie de novedades que van más allá del propio vehículo. Aquí es donde entra en juego la Wallbox de Volkswagen.

No te pierdas: Todo lo que debes saber del coche eléctrico

Una de las preguntas recurrentes de los clientes que no están habituados a lidiar con coches eléctricos es la siguiente: ¿Dónde lo puedo cargar? Obviamente una de las respuestas -que por cierto es la más fiable, dado el estado de la red de recarga pública española- es en su propio domicilio. Eso sí, si no queremos eternizarnos en el proceso de recuperar la capacidad de la batería, lo más interesante es instalar una Wallbox. Literalmente, estos aparatos son tomas de pared para realizar recargas a mayor velocidad.

Wallbox de Volkswagen
Volkswagen ofrece hasta tres modalidades diferentes de su Wallbox.

¿Qué tiene de novedoso la Wallbox de Volkswagen? Su precio de partida. La marca alemana va a poner en liza tres opciones diferentes que ahora pasaremos a detallar, pero lo cierto es que los 399 euros que cuesta la variante más económica llaman bastante la atención. Por ejemplo, la Wallbox de BMW, llamada i Wallbox Connect, tiene un precio de 1.392 euros. El ahorro es considerable, sí, pero como decíamos existen tres opciones diferentes de entre las cuales incluso la más completa y cara sigue quedándose bastante lejos de esta cifra.

La diferencia de precio de los tres ID.Charger, que así se llaman, depende de las opciones digitales que ofrezcan. De esta forma, la versión de 399 euros es la variante más básica. Cuenta con un cargador de Tipo 2 o Mennekes y puede cargar el coche con una capacidad de hasta 11 kW.

No te pierdas: Los tipos de carga que puedes usar para un coche eléctrico

En segundo lugar tenemos el ID.Charger Connect. En este caso, la Wallbox de Volkswagen tiene un precio que parte de 599 euros. La diferencia con la primera de las opciones es que podemos conectar el aparato tanto a la red doméstica y al teléfono tanto por WiFi como por un cable LAN. Opcionalmente también se puede conectar con LTE. Gracias a ello, el cliente puede consultar información de interés como el estado de la carga o llevar a cabo un control y mantenimiento a distancia, lo que además permite el acceso a tarifas más ventajosas.

La última de las opciones que ofrece el fabricante alemán es la ID.Charger Pro, que parte de 849 euros. A todo lo que ofrece la versión Connect, LTE de serie incluido, cuenta con un medidor eléctrico para una facturación por kilovatio/hora. Es de suponer, puesto que Volkswagen no ha aclarado lo contrario, que la mano de obra de la instalación se paga aparte.

Volkswagen ID.3
El Volkswagen ID.3 es el primero de la nueva familia de eléctricos de la firma alemana.

Además del lanzamiento de la Wallbox de Volkswagen, también hay que tener en cuenta el servicio conocido como We Charge, que según la marca alemana nos va a permitir acceder a más de 100.000 puntos de recarga públicos a lo largo y ancho de toda Europa.

¿Cuánto cuesta recargar un coche eléctrico?

La instalación de una Wallbox es sólo el primer paso para recargar tu coche eléctrico. Una vez tengas el aparato en casa, las opciones son varias. A través de él puedes acceder a un punto de recarga normal de 16 A y 3,68 kW de potencia, lo que no obliga a contratar una segunda tarifa. Pero, seamos serios, no es algo viable si uno quiere hacer un uso intensivo del coche. En ese caso conviene contratar la recarga rápida siempre y cuando el coche lo permita. En este sentido las compañías eléctricas ofrecen una Tarifa 2.0 DHS que permite cargar a una potencia máxima de 10 kW -los coches lo harán como mucho a 7,2- que varía en función de la hora a la que se realice la operación. Lo normal es que por la noche el coste sea el más económico al haber menos demanda, concretamente entre la 1 y las 7 de la mañana. De 23:00 a 01:00 y de 07:00 a 13:00 es el siguiente escalón, mientras que el resto de horas se consideran período punta y son las más caras.

La llegada de la Wallbox de Volkswagen debería hacer reaccionar a otros fabricantes que ofrecen el servicio, que como en el caso de BMW vemos que es mucho más caro. Ahí está también Mercedes, por ejemplo, que ha diseñado junto a Endesa el paquete Carga-Instala para gestionar la Wallbox y su instalación. Algo parecido ha hecho Hyundai, por hablar de una marca generalista, que ha llegado a un acuerdo con la compañía Feníe Energía para hacer la instalación de forma gratuita en unas determinadas condiciones.

Ya que hemos llegado hasta aquí, ¿quieres saber cuál es tu coche ideal?

Y además