Skip to main content

Práctico

Coche eléctrico

Los tipos de carga que puedes usar para un coche eléctrico (doméstico, wallbox...)

Coche eléctrico

A la hora de elegir un enchufable se miran las prestaciones, la autonomía y los tiempos de carga. De estos últimos, en la ficha técnica del vehículo, aparecen varios datos en función del cargador que se utilice. La pregunta es: ¿sabes qué tipos de carga puede utilizar un coche eléctrico?

Un coche eléctrico puede cargarse de varias formas y, en varios sitios; dependiendo del lugar y la toma, el tiempo de espera será mayor o menor.

Carga a través de toma doméstica

Es la opción más sencilla. Para cargar el coche eléctrico solo tiene que enchufar el cable en un enchufe (lo llaman schuko pero es un enchufe de los de toda la vida) instalado en la vivienda o garaje.

  • Ventajas. La carga se realiza en cualquier toma estándar de 220 V
  • Inconvenientes. El proceso de carga es muy lento pues la entrada de electricidad se limita a 2,3 kW. Por ejemplo, un coche eléctrico con una batería de 41 kWh necesitará aproximadamente 20 horas para cargar por completo sus baterías

Este tipo de carga es perfecto para quien aprovecha la noche para cargar la batería.

Carga mediante wallbox

Es el tipo de carga más utilizado por los usuarios de enchufables.

El wallbox es un punto de carga que se instala en el garaje o en la vivienda. Este sistema aumenta la potencia de carga hasta los 7,3 kW con lo que reduce los tiempos de carga entre seis y 12 horas.

Tener un punto de carga de este tipo en el garaje (ya sea privado o comunitario) permite llenar las baterías durante la noche aprovechando las horas de menor coste.

Carga acelerada

Este es el tipo de cargador que se suele instalar en centros comerciales, supermercados... 

La idea es aprovechar el tiempo de compras o de ocio para llenar las baterías por lo que ofrecen una potencia superior a los wallbox. Suelen dar potencias superiores a los 11 kW lo que traducido en tiempo de carga para un Renault ZOE sería de un par de horas para alcanzar el 50% de su capacidad. 

Carga rápida

Es habitual confundir la carga rápida con la carga acelerada. La rápida es la que instalan las estaciones de servicio (electrolineras) porque está pensada para recuperar buena parte de la batería en tiempos muy cortos (lo ideal para viajes largos).

Los puntos de carga rápida permiten recuperar el 80% de la capacidad de la batería en una o dos horas según el modelo (en el caso del ZOE el tiempo de espera es de 60 minutos cargando a 43 kW).

Un paso más allá están los puntos de carga rápida de la red Ionity que se están extendiendo de forma paulatina por nuestro país. Tienen una potencia máxima de 350 kW, con lo que reducen los tiempos de espera a minutos. Pero, ojo, no todos los coches admiten cargas a estos niveles de potencia (los Tesla son de los pocos que, a día de hoy, están preparados para los cargadores Ionity).

Lecturas recomendadas

Y además