Skip to main content

Noticia

Volvo XC90, ¿mejor diésel o gasolina?

Volvo XC90

¿Es mejor el Volvo XC90 diésel o gasolina? En los tiempos que actualmente corren para el diésel, muchos son los que se replantean su compra seriamente.

La elección del tipo de motor que va a llevar tu coche nuevo no es algo que se deba tomar a la ligera. Merece la pena un poco de reflexión y de análisis para elegir la opción más apropiada y que cumpla con tus verdaderas necesidades. Si estás pensando en adquirir el SUV más grande de Volvo, tal vez te encuentres en esta tesitura, así que vamos a arrojar algo de luz sobre el asunto. ¿Es mejor el Volvo XC90 diésel o gasolina?

No te pierdas: Tres secretos del interior del Volvo XC90

El Volvo XC90 es el buque insignia de la gama SUV de la compañía sueca (con rivales como el Land Rover Range Rover), un todocamino repleto de acabados de alta gama y espacio para hasta siete pasajeros. Además de una completa dotación tecnológica entre la que destacan los diferentes sistemas de seguridad y asistentes a la conducción, encontramos también una variada familia de propulsores compuesta por hasta cinco motores diferentes.

Volvo XC90, ¿diésel o gasolina?

Antes de realizar cualquier tipo de recomendación, vamos a analizar detenidamente toda la gama de propulsores que compone el hermano mayor del Volvo XC60. La familia de motores de nueva generación la comparte también con el resto de la Serie 90 del fabricante, donde encontramos al Volvo S90 y el Volvo V90, y está compuesta por dos unidades diésel, otras dos de gasolina y una última variante híbrida enchufable.

Vídeo: todos los detalles del Volvo XC90:

Analicemos las mecánicas diésel. Tanto la versión D4 como la D5 toman como base el mismo propulsor diésel de cuatro cilindros y 2.0 litros de capacidad. En el caso del primero, entrega 190 CV de potencia y 400 Nm de par motor, tiene un consumo medio homologado de 5,2 litros a los 100 km y está disponible únicamente con tracción delantera y una caja de cambios automática de ocho relaciones que es la única opción disponible en toda la gama. Mientras tanto, la variante D5 entrega 235 CV y 480 Nm de par, homologa 5,7 litros a los 100 km y está disponible únicamente con tracción total.

Renting Volvo: ¿cuánto cuestan un XC40, XC60, XC90 y V60 de renting?

En la gama de motores de gasolina tenemos el T5 y el T6. Ambos toman como base el motor 2.0 turbo de cuatro cilindros, pero el primero entrega 254 CV y 350 Nm de par, y homologa 7,6 litros a los 100 km. Por otro lado, el XC90 T6 eleva la cifra hasta los 320 CV y 400 Nm de par, con un consumo medio de 8 litros a los 100 km. Ambos comparten la transmisión automática de ocho relaciones y el sistema de tracción total como única opción disponible.

Mención aparte merece el Volvo XC90 T8 Twin Engine, la versión híbrida enchufable del SUV de Volvo. Como base, el T8 equipa el mismo motor 2.0 turbo de 320 CV y 400 Nm de par que el T6, pero añade un motor eléctrico de 88 CV y 240 Nm alimentado por una batería de iones de litio con una capacidad de 9,2 kWh que necesita 6 horas para completar su carga en una toma doméstica. Esto permite que, en combinación, entregue 408 CV y 640 Nm de par. A cambio, te permite recorrer 51 kilómetros en modo eléctrico y permite homologar un consumo medio de tan solo 2,1 litros a los 100 km. Al igual que el resto, esta versión cuenta con tracción total y una caja automática de ocho velocidades.

¿Qué versión interesa más?

El XC90 es un SUV de tamaño grande con cinco o siete asientos y una longitud de 4.950 mm. Necesitas un motor capaz que pueda mover con soltura su carrocería de gran envergadura. Por suerte, la gama de motores del SUV de Volvo cumple a la perfección con este propósito, aunque tendrás que tener muy en cuenta los consumos de combustible si no quieres visitar la gasolinera muy a menudo.

Mi recomendación directa sería que apostaras por el Volvo XC90 T8 Twin Engine, una variante híbrida que promete buenos consumos y una buena autonomía en modo totalmente eléctrico. La parte negativa es, quizás, su precio de partida, el cual arranca en los 81.550 euros, un precio elevado que puede condicionar seriamente la compra por parte de muchos clientes. 

Si las cifras son un problema, puedes apostar por las opciones diésel, las cuáles, además de ser las variantes más baratas (parten en 54.900 euros), registran los mejores consumos. Tampoco descartes los motores de gasolina. Si no vas a hacer muchos kilómetros al año, el T5 y T6 (desde 63.400 euros) es una opción perfecta. Tendrás un mantenimiento más barato y, probablemente, menos problemas a largo plazo como los que surgen en los coches diésel que no recorren muchos kilómetros al año.

Lecturas recomendadas

Y además