Skip to main content

Noticia

Motor

Viejas leyendas: Renault Spider

Viejas leyendas: Renault Spider
El Renault Spider se creó para revivir el enfoque deportivo que Renault había tenido con modelos como el R5 Turbo, aunque llevó su concepto de deportividad al extremo.

Si nunca has visto el Renault Spider en vivo y en directo, te has perdido un espectáculo sobre ruedas, una locura que Renault decidió lanzar a finales de los 90 y que se ha convertido por méritos propio, por su exclusivo concepto y por su transgresora imagen en todo una leyenda del automóvil. Descubre cómo surgió y cómo es el Renault Spider.

No te pierdas: Los cinco mejores Renault con motor trasero

Para ser correctos, el modelo se denominaba Renault Sport Spider, ya que es roadster producido entre 1996 y 1999 por Renault Sport, la vertiente de deportivos y competición de Renault situada en el barrio de Les Ulis, en París (Francia).

Viejas leyendas: Renault Spider
El Renault Sport Spider se fabricó entre 1996 y 1999

El origen del Renault Spider 

La idea para la fabricación del Renault Spider se fraguó a principios de la década de 1990. Renault quería un automóvil para ganar popularidad como una marca con cierto talante deportivo. Eso es algo que ya había tenido en el pasado con modelos ya legendarios como el Renault 5 Turbo, cuyo éxito querían reflotar de alguna manera.

Renault 5 Turbo 2, 5 datos que pocos conocen del ‘Culo Gordo’

El objetivo del Spider, además de como deportivo exclusivo para la calle, era ser utilizado como base para el desarrollo de coches de carreras y flotaba en el aire la posibilidad de crear una copa monomarca organizada por la propia Renault. 

Viejas leyendas: Renault Spider
Montaba un característico arco de seguridad de aluminio

Un tipo de configuración único

Los primeros prototipos para el Proyecto W94, que es como se denominaba internamente, se completaron en el año 1994 y un año después se presentó al público una versión concept en el Salón del Automóvil de Ginebra. 

Como el propio concepto de 'roadster' indica, se trata de un modelo biplaza descapotable que mide sólo 3,795 mm de largo 1,830 de ancho y 1,250 de alto. En un principio no contaba ni con parabrisas y era especialmente avanzado, ya que su chasis estaba hecho de aluminio y la carrocería de un compuesto especial de plástico. Así que destacaba por su formidable combinación de bajo peso (sólo 930 kilos) y elevada resistencia estructural, algo a lo que contribuía de manera especial el prominente arco de seguridad que puedes ver en las fotos. 

Viejas leyendas: Renault Spider
La carrocería estaba fabricada en un compuesto especial de plástico

El Renault Spider salió a la venta a principios de 1996 y se ensamblaba en la fábrica de Alpine en Dieppe (Francia). Y en 1997 se puso a la venta una versión con parabrisas, que es la que puedes ver en las imágenes, ya que hasta ese momento, quien quería conducir un Spider sin parabrisas estaba obligado a llevar casco. Lo que no tenía en ningún caso el Renault Spider era la opción de montar un techo, ni plegable ni rígido. 

¿Qué motor llevaba el Renault Spider?

Y llegados a este punto, es fundamental hablar de su mecánica. Concretamente montaba el bloque F7R de cuatro cilindros en línea, con 2,0 litros de cilindrada y 16 válvulas, que era el mismo que ya llevaban el Clio Williams y el Mégane Coupe, y que , en este caso, alcanzaba 150 CV de potencia, que era enviados a las ruedas traseras por medio de una caja de cambios manual de cinco velocidades.

Lo curiosos es que por el diseño del coche, con las ruedas muy en los extremos, iba montado en posición delantera/central, es decir, por detrás del eje anterior, y dispuesto transversalmente, con lo que se lograba un mejor reparto de pesos y se favorecía así una mejor respuesta dinámica.

Otros detalles técnicos que hablan de lo ambicioso que fue este proyecto es que sus suspensiones se tomaron prestadas directamente de los monoplazas que Renault Sport utilizaba en competición y su sistema de frenos era el mismo del Alpine A610 Turbo, que ya se había dejado de fabricar.

Viejas leyendas: Renault Spider
Esta versión con parabrisas se lanzó en 1997

Interior también muy deportivo

El interior, como ves, seguía el mismo concepto de sencillez de todo el vehículo. Pero no se olvidaba de la deportividad. Por ello montaba unos asientos tipo bacquet, pedales y pomo del cambio de aluminio y volante ergonómico. Y la nota curiosa y avanzada para la época es que los pedales, así como el asiento del conductor eran ajustables longitudinalmente para permitir al piloto lograr una mejor posición de conducción. 

Viejas leyendas: Renault Spider

El Spider fue el primer automóvil de calle que incluía en su nomenclatura el nombre de Renault Sport. Y esto es algo que como ha quedado comprobado, se ha mantenido en el tiempo, ya que los franceses han utilizado posteriormente las siglas R.S. para todos sus modelos deportivos desarrollados por la división Renault Sport.

Viejas leyendas: Renault Spider
Motor situado por detrás del eje delantero para lograr un mejor reparto de pesos: 150 CV.

El Renault Spider de carreras 

Como te comentaba antes, el Renault Sport Spider estaba destinado a ser la base de una nueva copa monomarca de carreras. Y para ello se creó la edición especial  Spider Trophy, que montaba el mismo motor, pero retocado para alcanzar  180 CV. 

En total, se produjeron aproximadamente 1800 automóviles hasta 1999, que es cuando decidieron no seguir adelante con el proyecto. Una pena, porque era un coche diferente, especial que hubiera merecido seguir dándonos muchas alegrías.

Y además