Skip to main content

Lista

Motor

Renault 5 Turbo 2, 5 datos que pocos conocen del ‘Culo Gordo’

Renault 5 Turbo 2

Todo el mundo sabe que el Renault 5 Turbo era conocido como 'Culo gordo' por su característico diseño exterior, con una prominente zaga. También, que era un modelo de propulsión con motor de cuatro cilindros y 160 CV; o que el legendario piloto francés de rallys Jean Ragnotti lo llevó a la gloria en el Rally de Montecarlo a comienzos de la década de los 80, en el año 1981, para ser más exactos. Pero aquí te voy a contar cosas más concretas de uno de los modelos más recordados de Renault5 datos que pocos conocen del Renault 5 Turbo 2 ‘Culo Gordo’.

Su motor estaba sobrealimentado por un turbo “Garret T3”, además de barras estabilizadoras, barras de torsión delanteras y amortiguadores hidráulicos. Estaba situado en posición central longitudinal para lograr un mejor reparto de pesos. Era capaz de alcanzar velocidades por encima de los 200 km/h.

 

Vídeo: ¿Cómo hacer donuts con un Renault 5 Maxi Turbo

VIDEO

VÍDEO: ¿Cómo hacer donuts con un Renault 5 Maxi Turbo?

 

Detalles estéticos

Renault 5 Turbo 2

En concreto, te voy a hablar del Renault 5 Turbo 2, es decir, de la versión que se lanzó en el año 1983 y que era casi idéntica al Renault 5 Turbo 1.

¿Cómo distinguirlos entonces? La verdad es que es sencillo, porque la segunda generación se diferenciaba por las enormes pegatinas con el nombre 'Turbo 2' en los laterales y el anagrama del modelo situado en el portón trasero. Y como dato para la estadística te diré que se fabricaron 3.167 unidades de este modelo.

Carrocería de acero y no de aluminio

Renault 5 Turbo 2

Una de las características por las que el Renault 5 Turbo de primera generación era conocido en su lanzamiento era por contar con ciertas partes de la carrocería fabricadas en aluminio para reducir el peso del coche y mejorar su comportamiento. En concreto, las puertas y el techo eran de este material. Pero el Renault 5 Turbo 2 reemplazó el aluminio por acero, con los que también empeoró su respuesta dinámica y sus prestaciones. Aunque la diferencia tampoco era exagerada, la verdad: 30 kilogramos de incremento en la masa total del vehículo.

Homologación para Grupo B

La intención de la marca del rombo al lanzar el Renault 5 Turbo 2 era desarrollar un versión de calle para ser homologado como Grupo B, una categoría de coches de rallys que sélo obligaba a la fabricación de 200 unidades del modelo de serie para obtener la homologación. Digo esto, porque el 5 Turbo 1 se homologó como Grupo 4 y esta era una disciplina que requería homologar 400 unidades, lo que complicaba mucho más el proceso.

En cualquier caso, cuando en 1986 desapareció la categoría Grupo B, también se dejó de fabricar el R5 Turbo 2.

Adiós al interior Bertone

Renault 5 Turbo 2

Otro de los cambios que el Renault 5 Turbo de segunda generación introdujo fue el rediseño del interior. Por si no lo sabías, el primer R5 Turbo tenía un inconfundible habitáculo firmado por Bertone que, para mi gusto, era excesivamente futurista para la época. Y no sé si por cuestión de diseño o más que probablemente por ahorro de costes se apostó por modificarlo y optaron por montar un salpicadero ya conocido y utilizado en la gama, concretamente el que utilizaba el Renault 5 Alpine Turbo, cuya denominación interna era R122b.

También se eliminaron los asientos tipo bacquet que equipaba la primera generación y se montaron unos más de calle. Un cambio que le hacía ganar confort, pero perder claramente su enfoque 100% deportivo.

Bajada de precio

Hablar del precio ahora mismo es casi anecdótico, ya que sólo hay opción de comprarlo como vehículo clásico y no precisamente barato, pero sí que es interesante en términos históricos dar a conocer que hubo una sensible bajada en el precio respecto al R5 Turbo 1, ya que cuando este se puso a la venta costaba 111.500 francos (unos 17.000 euros) y la segunda generación reduje el coste de adquisición a 92.000 francos (unos 14.000 euros).

Esta rebaja no sólo se debe a los cambios ya mencionados, sino a la mayor eficiencia lograda en la cadena de montaje. Y resulta curioso, porque en aquella época otros modelos como el Renault Alpine A310 V6 vieron incrementada sensiblemente su factura.

Y además