Skip to main content

Noticia

Coches clásicos

VÍDEO: restaura un BMW 850i después de ser abandonado durante 10 años

El mítico coupé alemán resurge de sus cenizas.

Dejar abandonado un automóvil a su suerte suele tener consecuencias nada buenas para la integridad del mismo, a menos que se conserve en un garaje cerrado y se le mantenga al día y en plena forma, gracias a un trabajo mecánico de calidad. Ese no es el caso del BMW 850i protagonista de este vídeo de restauración. 

El coupé germano del que os hablamos fue abandonado en un jardín, al aire libre, en el año 2011. Pero, gracias a las buenas manos de un mecánico y numerosas horas de minucioso trabajo, ha vuelto a la vida con la misma fuerza y contundencia que lo convirtió en una leyenda automovilística cuando fue presentado, en su primera versión, allá por el año 1990. 

El poderoso V12 de 5.0 litros, del BMW 850i, cuenta con 300CV de potencia 

Un trabajo de restauración, de esta categoría, requiere muchísimas horas de dedicación, grandes conocimientos mecánicos y sobre todo, enormes dosis de paciencia. El vídeo que os mostramos, comienza fuerte. Con el artífice de esta aventura mecánica, entrando por la puerta grande. 

Para comenzar, se fija en el pedal del embrague del BMW. El cual se queda en el fondo al presionarlo. Continúa con el sistema de frenos, luego reemplaza el líquido refrigerante, arregla la cadena de distribución, limpia el sistema de alimentación y cambia el líquido de transmisión y del diferencial.

El BMW 850 fue producido con motores de gasolina de ocho y doce cilindros

Tras la puesta a punto, esta unidad de la primera generación del Serie 8, está listo para ser arrancado por primera vez en una década. Al no estar al día, en cuanto al tema de papeles y seguro, no puede salir a la calle a rodar. Pero, muestra su correcto funcionamiento en unos metros de pavimento cerrado al tráfico. Es capaz de moverse, girar y detenerse por sus propios medios. El sonido de los 12 cilindros en V, es embriagador.

Este BMW 850i con 30 años a su espalda, no ha perdido el carácter deportivo y el look amenazante del que disfrutaba en los años noventa. El interior está en excelentes condiciones, como por ejemplo el volante eléctrico ajustable, que funciona perfectamente, incluso funciona hasta con la función de memoria.

Más:

Vídeo

Y además