Skip to main content

Noticia

Vídeo: Persecución policial que termina en el aeropuerto

Vídeo: Persecución policial que termina en el aeropuerto

Un hombre siembra el pánico en un aeropuerto de Rusia. La policía intenta detener al conductor pero el mismo consigue romper una de las cristales del edificio y entrar. Los daños se estiman en más de 100.000 dólares.

A estas alturas, con tanto vídeo traído de Rusia, seguramente no os habrá sorprendido el título. Y es que los conductores rusos acostumbran a montar una cámara en el parabrisas para grabar la gran cantidad de accidente que ocurren en las carreteras de este país. Esta vez no ha sido una cámara particular, sino la de un aeropuerto, el cual ha podido grabar como un conductor entraba en una de las terminales del mismo aeropuerto para sorpresa de los allí presentes.

Según parece, el conductor era un ex miembro de las fuerzas especiales. Si bien, esta información y el resto de datos con los que actualmente se cuenta están a la espera de ser confirmados. Todo lo que podemos contaros es lo que vemos a través de la pantalla, pues las cámaras del aeropuerto pudieron grabar lo acontecido esa noche. Un Lada Samara se dirigía hasta un aeropuerto ruso y entraba en el aeropuerto sin que las autoridades allí presentes pudieran hacer nada.

El conductor era perseguido por la policía a gran velocidad hasta las inmediaciones del aeropuerto. Allí, el hombro que conducía el Lada que puede verse en imágenes choca contra una de las cristaleras. En un primer intento la estructura aguanta, pero tras cuatro intentos el cristal cede y deja pasar al conductor. Por mucho que la policía intenta abrir las puertas del vehículo no lo consigue, y el conductor continúa su particular ruta por el aeropuerto.

No te pierdas: 'Lada actualiza su XRay'

Poco después el conductor chocaba contra una de las tuberías del edificio, lo que provocó que las instalaciones quedarán inundadas. El conductor ha sido detenido y se le acusa de varios delitos. Los daños ocasionados por este conductor se estiman en más de 100.000 dólares. La investigación aún se mantiene abierta.

Lecturas recomendadas