Skip to main content

Noticia

VÍDEO: Esto es justo lo que no hay que hacer si viene un vehículo prioritario

No se puede hacer peor...

En este vídeo te mostramos un ejemplo gráfico de que no debes hacer si escuchar la sirena de un vehículo prioritario en la carretera. ¡Pero qué hace!

No te pierdas: VÍDEO: Cuando tengas una emergencia, todo no vale, detén así tu vehículo

Cuando vamos al volante hay que estar muy atento al entorno para adelantarnos a cualquier situación. Por ejemplo, que aparezca un vehículo prioritario por detrás, con las luces y las sirenas puestas porque se encuentra en un momento de emergencia. Si eso ocurre, esto es lo que nunca debes hacer, cuando digo NUNCA es nunca… ¡Menuda pifia!

Los vehículos prioritarios tienen siempre preferencia 

Aunque no tendría que hacer falta recordarlo, cuando nos encontramos con un vehículo prioritario en activo, debemos ceder el paso siempre y facilitar su circulación dando la mayor fluidez posible al tráfico. 

Te interesa: VÍDEO: Este es el ejemplo práctico de lo que ve un dron de la DGT

Nunca debemos intentar adelantar a ese vehículo o salir antes que ellos en una rotonda. Lo mejor es apartarse, haciendo un efecto pasillo para colaborar. Según las recomendaciones de la DGT, si circulamos por una vía de doble dirección, los coches deberán pegarse lo máximo a la derecha al igual que si vamos por una de dos o más carriles en la misma dirección. Siempre facilitando las cosas para que puedan pasar lo más rápido posible. Recuerda que tu ayuda puede salvar vidas.

Ambulancia accidente de tráfico

Pero este conductor no parece tenerlo tan claro… Es el ejemplo gráfico de que no hay que hacer con un vehículo prioritario. Se cambia de carril hasta salir al arcén, por donde circula la ambulancia y acaba chocándose con ella y sacándola de la carretera. La hace volcar. Es terrible. 

No te pierdas: VÍDEO: Pegasus capta lo que no debes hacer nunca con tu mascota: llevarla delante

Los vehículos prioritarios solo ponen las luces y la sirena cuando hay una situación de riesgo. Por eso, todos debemos colaborar y hacer más sencilla su circulación. A veces puede costar más o menos, pero nunca puedes obstruirle o llegar a chocar con ellos. Nada de volantazos, nada de cambios bruscos y nada de ponerse en su camino. ¡Ver para creer!

Y además