Skip to main content

Noticia

Coches clásicos

VÍDEO: Por cosas como estás, lo clásico nos sigue enamorando

Sube el volumen y disfruta del rugido de este 'muscle car'

En este vídeo vas a ver la demostración de por qué lo clásico, a veces, sigue siendo mejor que lo moderno. Este ‘muscle car’ deja claro porque tienen tanta fama…

No te pierdas: VÍDEO: Los 5 muscle cars que deberías comprarte hoy en día

En el mercado actual tenemos grandes deportivos, con muchos CV de potencia, una gran eficacia aerodinámica y un diseño muy atractivo, pero eso no significa que tenga ser mejor o superior a lo de toda la vida. Cuando veas este vídeo entenderás lo que te digo. Porque el clásico americano que aparece y su himno, son inigualables. 

VÍDEO: ¿Hay algo más bruto que un Unimog? Sí, un Hägglund y lo hemos probado

Los grandes clásicos nunca pasan de moda

El vídeo es corto, pero el mensaje queda muy, muy claro. En la imagen aparece un Lamborghini Huracán parado en un atasco. Nada menos que un propulsor V10 de 5,2 litros que desarrolla 610 CV de potencia y tracción a las cuatro ruedas. Sin duda, uno de los motores más bestias del mercado. Un superdeportivo. 

Mira esto: VÍDEO: Todos los Camaro habidos y por haber, desde el 67 hasta hoy

Sin embargo, de repente se escucha un estruendo muy fuerte que no proviene del deportivo italiano. Lo que se oye es el motor de un ‘muscle car’ que viene por detrás. El sonido es simplemente brutal. Música celestial, el sonido de los coches americanos clásicos en esencia pura. 

El rugido del motor del ‘muscle car’ te hace girar el cuello para disfrutarlos. Es de fantasía. Potencia bruta de la buena. Obviamente, no queremos decir con ello que el Lamborghini Huracán no sea un vehículo increíble. Pero lo que está claro, es que no hay que menospreciar lo clásico.  

No te pierdas: VÍDEO: Querrás tener este Ford Mustang 5.0, ¡Cómo suena!

Si te gustan los motores potentes, los ‘muscle car’ y los deportivos, este vídeo es perfecto para ti, lo tiene todo. El sonido del clásico se come a todo lo demás, fuerza como la de antes. ¡No te lo pierdas! 

Y además