Noticia

Coche eléctrico

Skoda Vision E 2017: es el futuro de Skoda y ¡lo hemos probado!

Enrique Trillo

31/08/2017 - 08:00

Somos el único medio en España que ha probado el Skoda Vision E, el modelo que adelanta cómo serán los siguientes modelos checos. Aquí, todos los detalles

Skoda presentará su primer eléctrico en 2020

Skoda presentó en en el Salón de Shanghai 2017 el prototipo Skoda Vision E. Se trata de un SUV coupé de cinco puertas con un diseño emotivo y que puede recorrer hasta 500 kilómetros únicamente gracias a su motor eléctrico y a las baterías. Además, cumple con los requerimientos para una conducción autónoma de Nivel 3. Ahora, lo ha renovado ligeramente para presentarlo en el próximo Salón de Frankfurt 2017 con un frontal más trabajado, que puedes ver en la galería de imágenes principal.

Respecto al modelo que se estrenó en Shanghai, cambia el frontal, que antes estaba completamente cerrado y ahora han abierto una pequeña toma de aire, que no solo mejora la estética y le da más presencia a la calandra, sino que es necesaria para generar la pequeña ventilación que requiere el sistema eléctrico.

Aquí puedes ver el Skoda Vision E 2017 de Shanghai

Destaca por tener formas triangulares a lo largo y ancho de todo el exterior. Puedes verlas en los faros, en el lateral y en la parte inferior de los paragolpes. En este último caso sirven para crear una cortina de aire, que sale tras las ruedas delanteras y mejora así la aerodinámica.

Tiene muchos elementos decorativos tipo cristal, como guiño de orgullo patrio, ya que la república checa es líder en fabricación de cristal a nivel mundial. Y los aprovechan para crear un efecto artístico y diferentes reflexiones de la luz.

Para acceder al interior del Vision E presiono el extremo de la línea lumínica lateral y las puertas se abren de forma eléctrica (las traseras en sentido invertido). Un habitáculo extraluminoso me recibe repleto de detalles que reproducen la estética exterior. Se repiten elementos tipo cristal como los que hay en el exterior y también en la tapicería hay bordados que simulan las formas cristalinas.

Este coche será la base del primer modelo 100% eléctrico de Skoda. Es un SUV de cinco puertas con estilo coupé, que mide 4.645 mm de largo, 1.917 de ancho y tiene una altura de 1.550 mm. Esto, unido a sus voladizos cortos y a una distancia entre ejes de 2.850 mm, garantiza un habitáculo bastante amplio, que está compuesto por cuatro asientos independientes.

El Skoda Vision E tiene una gran presencia en la carretera y hereda elementos del Skoda Kodiaq. En este prototipo futurista, los asientos con posición elevada, típicos de los modelos SUV y la generosa cantidad de espacio se combinan con una silueta dinámica y una línea de techo ligeramente inclinada, al estilo de un coupé.

Gracias a los 225 kW de potencia de su sistema de propulsión, el Skoda Vision E acelera instantánea y dinámicamente. La velocidad máxima es de 180 km/h. Las potentes baterías de iones de litio y su óptima recuperación le dan una autonomía de hasta 500 kilómetros. Gracias a la gestión inteligente, los dos motores eléctricos cooperan con la máxima eficiencia y se ajustan para permitir el máximo grado de estabilidad, dinamismo y seguridad en todo momento.

VÍDEO: primeras impresiones sobre el Skoda Vision E 2017, futurista y muy prometedor

 

Con el Vision E, Skoda también ofrece una visión sobre las formas de conducción autónoma que llegarán en breve. Según los últimos estudios, en 2030, alrededor del 15% de todos los vehículos nuevos podrán conducirse de manera completamente autónoma. El prototipo Skoda Vision E cumple con los requisitos para el nivel 3 de conducción autónoma: puede operar independientemente en congestiones de tráfico, entrar en piloto automático en autopistas, permanecer en un carril y desviarse, realizar maniobras de adelantamiento, buscar de forma independiente plazas de aparcamiento gratuitas, y aparcar y salir de estacionamiento de forma completamente autónoma. Para ello, varios sensores de distintos rangos y numerosas cámaras supervisan constantemente la situación del tráfico.

Dadas sus características, Skoda ha dispuesto un moderno habitáculo para el Vision E. Como buen modelo conceptual, presenta multitud de pantallas dispuestas para cada ocupante y que le dan una imagen muy futurista, mientras que también se aprecia la presencia de butacas individuales en las cuatro plazas.

La conectividad es uno de los pilares del futuro de Skoda y así lo miestra este Vision E, que lleva el sistema Skoda Connect un paso más allá, ya que permite controles vocales y gestuales y dispone de cámaras que monitorizan al conductor para compruebar y alertar de su estado físico usando Eye Tracking. Cada pasajero tiene su propia pantalla independiente, además de un hueco específico (Phonebox) para el teléfono en los paneles de las puertas, que sirve al mismo tiempo como una interfaz que permite a los pasajeros acceder a sus ajustes personales, datos e información de sus dispositivos móviles convenientemente en las pantallas táctiles individuales.

Y no se olvida de la practicidad. La sensación de espacio es enorme y se ve incrementada por la ausencia de pilar B y de túnel de transmisión, así que el suelo del coche es totalmente plano. Además el maletero es bastante amplio. No hay datos oficiales, pero diría que es similar al del Kodiaq.

En esta prueba del Skoda Vision E 2017, desde luego, no he conducido al límite, porque al ser un concept no es un coche homologado para rodar en tráfico abierto y la prueba ha tenido lugar dentro de una nave industrial a las afueras de Praga (República Checa). Pero eso es lo de menos. Lo que destaco es que para ser un coche hecho prácticamente a mano, es más sólido y rueda más suave y firme que otros prototipos que he tenido ocasión de conducir con anterioridad. La potencia es enviada a las cuatro ruedas y cuenta con posibilidad de conducción autónoma de nivel tres (permite retirar las manos del volante). Te aseguro que es una pasada descubrir de primera mano cómo van a ser los coches del futuro y la esencia que muestra este Vision E es cuando menos prometedora.

¿Qué cambios tendría este coche si en algún momento llegara a fabricarse en serie? El responsable de diseño exterior de Skoda, Marko Jevtic, me confirma que las proporciones de diseño serían ligeramente distintas, que los cristales decorativos, lógicamente, no se podrían poner por cuestiones de seguridad y tampoco tendría un interior tan de show car, aunque sí sería espacioso y tendría forma de SUV, pero el enfoque no sería el de un 4x4, sino las formas suaves de un crossover más elegante y no tan ‘brutal’.

Estrategia de movilidad eléctrica de Skoda

La movilidad eléctrica juega un rol clave en la estrategia de crecimiento global de la compañía. Skoda desarrolla sus propios prototipos para la movilidad 100% eléctrica tomando como base la plataforma MEB Group. Skoda está estudiando en profundidad la electrificación de su gama de modelos y ofrecerá cinco vehículos 100% eléctricos en varios segmentos a partir de 2025. Y con este primer prototipo puramente eléctrico y con conducción autónoma en la historia de la compañía, Skoda pretende plasmar su visión sobre los vehículos eléctricos.

La electrificación de la gama de modelos de Skoda empezará con el lanzamiento del Skoda Superb con motor híbrido enchufable. El primer vehículo 100% eléctrico puro producido en serie por Skoda se lanzará poco tiempo después, en 2020. En 2025, la marca habrá expandido su gama e incluirá cinco vehículos 100% eléctricos en varios segmentos.

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de Enrique Trillo

Enrique Trillo

Dame un coche, un circuito, barra libre y no necesito nada más en la vida.

Todo sobre Škoda

Škoda

Modelos de Škoda más populares

Ver todos los modelos

Buscador de coches