Skip to main content

Noticia

Coche eléctrico

¿Y si pudieras cargar un coche eléctrico en lo que tarda en repostar uno convencional?

Cargador GM

La idea es que las baterías estén a pleno rendimiento en el mismo tiempo que se tarda en llenar un depósito de gasolina

¿Te imaginas poder cargar un coche eléctrico en el tiempo que tarda en repostar uno convencional? Si fuera así, seguro que la opinión de muchos sobre la electromovilidad cambiaría y para bien.

Buenas noticias entonces para la movilidad eléctrica: un equipo de científicos de la Universidad de Glasgow, en Escocia, ha desarrollado una tecnología que permite cargar el coche eléctrico en cuestión de segundos.

Aseguran que se trata de un sistema flexible, todavía en fase de prototipado, que emplea nanomoléculas para almacenar energía tanto en forma de electricidad como de gas de hidrógeno.

Todo gracias al óxido exótico

Según publica ComputerHoy, esta novedosa tecnología que permitiría cargar las baterías de un coche eléctrico en cuestión de segundos se basa en el denominado "óxido exótico", que al agregarse al agua puede cargarse con eléctricidad. Así, las baterías podrían llegar al máximo de capacidad en el mismo tiempo que se necesita para llenar el depósito de un coche de combustión.

Los investigadores escoceses explican que el líquido que se necesita para cargar la batería de los coches eléctricos se eliminaría mediante una boquilla especial.

Otra de las ventajas de la transferencia de energía eléctrica a través del óxido exótico es que ralentiza el envejecimiento de las baterías ya que necesitan mucho menos tiempo y esfuerzo para recargarse.

El profesor Leroy Cronin, presidente de la cátedra Regius de Química de la Universidad de Glasgow, ha publicado una investigación en la revista Nature Chemistry y afirma que la batería líquida de flujo podría ser la respuesta para hacer que los coches eléctricos sean un verdadero rival de los vehículos de combustión interna.

"La alta densidad de energía de nuestro material podría aumentar la gama de autos eléctricos y también aumentar la resistencia de los sistemas de almacenamiento de energía para mantener las luces encendidas en los momentos de mayor demanda”, han explicado los investigadores en un comunicado de prensa.

Lecturas recomendadas