Skip to main content

Noticia

Le rebajan la multa por exceso de velocidad… por ser CEO de Lotus

Jean Marc Gales CEO Lotus

Bien jugado, Jean Marc Gales, bien jugado.

¿Es la ley igual para todos? Teóricamente sí, en la práctica no e incluso podríamos argumentar que siendo avispado y teniendo labia es posible hasta ponerla a nuestro favor. Que se lo digan a Jean Marc Gales, CEO de Lotus, que ha jugado más que bien sus cartas para rebajar de manera considerable la pena por cometer una infracción.

VÍDEO: Lotus Evora GT430, todo lo que tienes que saber

El hecho punible fue que estaba conduciendo a una velocidad de 102 mph (unos 165 km/h) por la carretera A11, situada cerca de la sede de Lotus, vía en la que el límite es de 70 mph (algo más de 110 km/h). Fue cazado por la policía y multado con la consiguiente sanción, que acarreaba tres puntos para su carné.

El CEO de Lotus confirma que están trabajando en un SUV

El problema es que esos tres puntos le suponían a Gales alcanzar el máximo permitido de 12 (en Reino Unido se acumulan puntos por infracciones, no se restan), lo que implicaba una retirada de carné de seis meses. Sin embargo, el abogado del CEO parece ser excelso en su trabajo, ya que consiguió persuadir a la juez encargada del caso de que lo rebajara a solo 30 días sin conducir. Entre los argumentos que esgrimió fue que Gales se encarga de probar personalmente los coches que vende (difícil resistirse a un Elise o un Evora)  y que con este tipo de multa seguiría estando al límite de puntos, por lo que en el futuro tendría que vigilar su velocidad. De hecho, comentó incluso que “hay gente ahí fuera haciendo cosas peores, como conducir a 35 mph mirando el teléfono móvil”.

Aunque cueste creerlo, coló, y la sanción final ha sido de los mencionados 30 días. Y eso a pesar de que el CEO de Lotus es reincidente, habiendo sido multado por exceso de velocidad en la misma carretera con anterioridad en 2014, añadiendo 5 puntos a su carné y teniendo que pagar 400 libras. No sabemos quién es más zorro, si Gales o su abogado. Bien jugado.

Fuente: Telegraph.

Lecturas recomendadas