Skip to main content

Noticia

Coches 4x4

El Range Rover Sport SVR bate el récord de un superdeportivo en Tianmen

El SUV consigue mejor marca al trazar las 99 curvas de la famosa carretera de montaña china

No te pierdas: Los 15 SUV que menos consumen

El Range Rover Sport SVR bate un nuevo récord de un superdeportivo en Tianmen. Aunque se supone que un SUV no puede ofrecer las mismas prestaciones que un deportivo, la visa siempre da sorpresas. y es el caso del logro alcanzado por el Range Rover Sport SVR en la famosa carretera de montaña china.

Así, el SUV de Land Rover, conducido por el piloto de Jaguar Racing de Panasonic Ho-Pin Tung, ha batido el récord de velocidad en las famosas 99 curvas de la carretera de Tianmen. Este nuevo récord (no oficial) lo logra con una marca de 9 minutos 51 segundos en el ascenso de 11,3 km de la carretera de Tianmen, algo que logra con velocidad media de 68,8 km/h. El mejor registro hasta la fecha lo tenía un un Ferrari 458 Italia en 2016, con 10 minutos y 31 segundos.

El piloto Ho-Pin Tung confesó estar acostumbrado a las altas velocidades de las carreras, “pero estos 99 giros fueron algo único. Mantener la concentración fue el mayor de los desafíos, ya que la carretera gira y gira constantemente, con enormes caídas laterales. Las consecuencias, en caso de equivocarme, habrían sido realmente serias, así que me centré en establecer un ritmo y el Range Rover Sport SVR lo hizo todo fácil: puede que sea un SUV, pero tiene el rendimiento y la agilidad de un superdeportivo, pudiendo además llevarte a sitios que superdeportivo solo puede soñar”.

Range Rover Sport SVR: así es

Con 575 caballos disponibles de su motor V8 sobrealimentado, el nuevo Range Rover Sport SVR es el Land Rover más rápido fabricado hasta la fecha, y puede acelerar de 0 a 100 km/h en 4,5 segundos. Tiene una velocidad máxima de 280 km/h. 

Junto con los cambios en el chasis, el nuevo SVR ofrece respuestas más dinámicas, pero sin comprometer la comodidad de un Range Rover. Los ingenieros de la división especial SVO se centraron en controlar la respuesta del motor bajo fuertes (y constantes) aceleraciones y frenadas, así como en realizar cambios en el hardware de amortiguación, los cuales mejoraron notoriamente el agarre en las curvas.

 

Lecturas recomendadas