Skip to main content

Noticia

Por qué quemar coches en Nochevieja es tradición en Francia

Alemania está que arde: se queman 47 coches en 72 horas
La 'tradición' se remonta a los años 90

Un total de 1.031 coches fueron quemados la pasada Nochevieja en Francia. El número supone un notable incremento con respecto a los 935 que ardieron hace un año y confirma que la quema de coches se está convirtiendo en una tradición para dar la bienvenida al nuevo año en el país vecino.

En un comunicado divulgado y firmado por Gérard Collomb, ministro de Interior galo, afirma que la cifra es superior a la del pasado año, pero inferior a las registradas en 2012 y 2013 cuando se quemaron 1.193 y 1.067 coches respectivamente.

En la misma nota de prensa, el ministerio de Interior confirma la detención de 510 personas durante la primera noche del año aunque no relaciona a ninguno de los detenidos con la quema de coches. También afirma que 349 personas quedaron bajo arresto y ocho policías y tres gendarmes resultaron heridos en diversos altercados en una Nochevieja que según Collomb "se ha desarrollado bien en Francia" y con "pocos incidentes".

En este vídeo puedes ver cómo una de las víctimas arde envuelto en llamas:

Una 'tradición' que se remonta a los años 90

Lo de quemar coches parece que no solo es una tradición de Nochevieja. El pasado 15 de julio, coincidiendo con la Fiesta Nacional francesa fueron pasto de las llamas un total de 897 vehículos. La cifra supone un incremento con respecto a los 855 vehículos quemados en la misma fecha de 2016.

Según cuentan, esta práctica comenzaba a verse en los años noventa como símbolo de protesta. Los lugareños de las zonas más pobres de Francia protestaban contra el gobierno quemando vehículos en estas fechas. Desde entonces, todas las vísperas de año nuevo se registran delitos relacionados con vehículos incendiados. Una práctica que realmente a quien afectas es a los dueños de los vehículos que terminan calcinados.

En 2005 hubo un repunte de esta práctica, aunque no fue en Nochevieja.

Entre octubre y noviembre de 2005 Francia vivió en estado de alerta tras la muerte de dos jóvenes electrocutados. El hecho provocó una serie de protestas sobre el desempleo juvenil y el acoso policial que se saldaron con la quema de 8.000 vehículos y la detención de más de 2.700 personas.

Y además