Noticia

¿Qué le ha pasado a este Dodge Challenger SRT Demon para acabar destrozado?

Dodge Challenger SRT Demon
Jorge Morillo

Destrozar un Dodge Challenger SRT Demon debe ser una de las peores cosas que le pueden pasar a un aficionado a los coches de los de verdad. Pocos 'muscle car' existen en la actualidad más exclusivos que éste, aunque la unidad de la que vamos a hablar hoy no ha acabado muy bien...

Cuando de un vehículo solamente se van a fabricar 3.300 unidades, es que se trata de algo realmente especial y exclusivo. Es el caso del Dodge Challenger SRT Demon, uno de esos 'muscle cars' que todos y cada uno de nosotros deberíamos tener la oportunidad de probar alguna vez en la vida. Sin embargo, de poder hacerlo deberíamos tener claro que tendríamos que extremar nuestra precaución, porque si no vamos a acabar haciendo el destrozo que puedes ver en las fotos este enlace.

Impresionante, ¿verdad? Pues ahora vamos a contarte la historia de lo que sucedió para que todo acabase tan mal. En primer lugar, la 'tostada' se descubrió, cómo no, vía redes sociales. Si uno de los coches más exclusivos del mundo se estampa de semejante manera, da por hecho que te acabarás enterando. En este caso todo dio comienzo con la cuenta de Instagram de mopar_addicts, que es la que dio cuenta del accidente sufrido por el vehículo americano en La Jolla -sí, a nosotros también nos hace daño a la vista la palabra de primeras-, California. Al parecer, el conductor de esta variante vitaminada del Dodge Challenger no esperaba la brusca reacción del mismo cuando descargó toda la energía de su pie derecho sobre el acelerador. En ese momento, los más de 800 CV del motor dejaron claro que no son aptos para todos los públicos, haciendo que nuestro 'amigo' perdiese el control hasta estrellarse.

No te pierdas: El Dodge Challenger SRT Demon se enfrenta al Challenger SRT Hellcat

Indagando un poco más, parece que el conductor que estrelló este Dodge Challenger SRT Demon no era precisamente experto. De hecho, el accidente tuvo lugar durante un evento social en el que el coche pasó por muchas manos. Obviamente, no todas ellas con la capacidad de gestionar lo que supone un coche con semejante poderío. No existen más respuestas concretas acerca del accidente, más allá del disgusto que alguien se llevaría y de la tremenda factura que se ha debido generar. Esperemos al menos que el conductor responsable saliese ileso, algo de lo que no se tiene conocimiento.

Tanto si es un Dodge Challenger SRT Demon como si es otro vehículo pasado de caballos os diremos lo mismo: cuidado, amigos. Es muy apetecible disfrutar de las sensaciones que este tipo de vehículos generan, pero siempre con la certeza de que cualquier error al volante puede causar un accidente serio. Hay que tener cuidado, y nuestro amigo no lo tuvo. Seguro que la próxima vez no le pasa.