Skip to main content

Noticia

¿Puede comerse el Seat León al Seat Arona?

Seat León o Volkswagen Golf: ¿cuál deberías comprar?

Vamos a analizar un total de cinco aspectos de comparación para encontrar una respuesta con fundamentos.

No te pierdas la prueba del Seat Arona

La oferta de la marca española está más completa que nunca. A los conocidos Seat León y Seat Ibiza, dos delos modelos más populares de la historia de la compañía, se han unido el Seat Ateca y el Seat Arona, los nuevos todocaminos de la firma que aseguran, viendo la actitud del mercado en los últimos años, un próspero futuro para la misma marca. Pero pese a que los SUV sigan estando muy de moda y que ambos modelos sean grandes productos, el rey sigue siendo el rey y se llama Seat León. Entonces, ¿puede comerse el Seat León al Seat Arona?

El Seat Ateca hace tiempo que aterrizaba en el mercado. En cambio, el Seat Arona, hace pocas semanas que ha comenzado a dejarse ver en los concesionarios. Realmente, el Seat Arona se basa en el Ibiza, dado su enfoque de SUV urbano, mientras que el Seat Ateca se basa en el León, con una configuración más de SUV compacto. Pero por precio, y por algunas características más, el Arona está más cerca del León que del Ibiza. Vamos a analizar un total de cinco aspectos de comparación para encontrar una respuesta con fundamentos.

Estética

Como decíamos, el Seat Ateca se acerca más al compacto de la marca, mientras que el Seat Arona se inspira más en el urbano de la compañía. La estética confirma este hecho, pues el primero de los SUV tiene más parecido con el León y el segundo más con el Ibiza. El lenguaje de diseño de todos los nuevos modelos de la marca guarda cosas en común, aunque podemos destacar diferencias estéticas entre el Seat Arona y el Seat León.

La parte frontal cuenta con una calandra similar, aunque los ópticos son diferentes. Ocurre algo parecido con la zaga, en donde encontramos un grupo de pilotos que pese a seguir las mismas formas son de tamaño diferente. El pequeño SUV tiene más músculo que el compacto, además de contar con protectores en los bajos de toda la carrocería que afianzan el concepto crossover. En este caso será cuestión de gustos, y viendo la tendencia del mercado, no podríamos dar un ganador.

Quizás te interese: ¿Puede comerse el Seat León al Seat Arona?

VÍDEO: ¿Cómo de seguro es el Seat Arona?

Espacio

Las diferencias estéticas entre el Seat Arona y el Seat León no son pocas. El alma de SUV del primero choca con el de compacto del segundo. Pero si analizamos las medidas de sus carrocerías no les separan demasiados cm. Mientras que el León cuenta con un cuerpo de 4,28 metros de longitud y 1,81 metros de ancho, el Arona se acerca con 4,13 metros de largo y 1,78 metros de ancho. La altura, que podría ser una de las grandes diferencias, tampoco los aleja demasiado, con 1,44 metros para el León y 1,55 metros para el Arona.

Entonces, ¿cuál de ellos es más espacioso? El Seat León cuenta con mejores cotas, aunque si hablamos de sensaciones la altura del Arona puede volver a igualar a ambos modelos en este apartado. Luego está el maletero, en donde encontramos un baúl de 400 litros en el SUV y de 380 litros en el compacto. Cifras muy cercanas que tampoco nos lo ponen demasiado fácil.

No te pierdas: 'Casi oficial, un nuevo Seat León para 2019'

Dinamismo

Una vez pasado el apartado estético y el de habitabilidad, toca llegar a uno que si puede inclinar la balanza hacia uno de los lados. Hablamos de dinamismo, de las sensaciones al volante, de cuál de ellos ofrece una conducción más aplomada, más divertida o más deportiva, si podemos usar esta palabra sin que suena a que vamos a derrapar como en un BMW M4. Hablamos de aplomo, de sensación de control y de, por qué no, algo de diversión al volante.

En este caso, y por más que los ingenieros de la marca se hayan esforzado, el Seat León, por su mera condición de compacto, tiene más que ofrecer. Menor altura al suelo, uno de los mejores chasis del segmento C y un tarado más duro. El todocamino no puede con el León en este apartado, y no es porque cumpla mal con su función. Se trata, simplemente, de una cuestión de enfoque. Además, la gama de motores es más amplia en el Seat León, con mecánicas más potentes.

Consumos

Acabamos un apartado y empezamos otro, pero la última frase del anterior nos sirve para comenzar este nuevo. Esta vez se trata de hablar de consumos, y por lo tanto, de mecánicas. El Seat León ofrece en su gama más opciones para llenar sus entrañas, oferta más limitada en el Seat Arona, que se queda con solo tres opciones en sus primeros meses de lanzamiento. Y es que si en el Arona tenemos un límite de 150 caballos de potencia, en el León nos vamos hasta los 310 CV del Cupra R.

De manera oficial, el rango de consumos del Seat León es más amplio que el del Seat Arona. El compacto, en su opción más eficiente, declara 3,5 litros de media cada 100 km. Su hermano SUV, en cambio, en su alternativa menos gastona declara 4 l/100 km. La diferencia no es notable, aunque a igualdad de mecánicas el Arona puede hacernos visitar más la gasolinera dada la mayor altura de su carrocería. Un asunto, más que nada, de aerodinámica.

Precio

Último apartado y de nuevo una comparación que no nos hará salir de dudas. Los precios del Seat León arrancan en 18.270 euros cuando los del Seat Arona empiezan en 17.300 euros. El Arona es más asequible, aunque la diferencia no llega ni a los 1.000 euros. El equipamiento, tanto en uno como en el otro, es destacado, costándonos también decidir en este sentido.

Como ves, el Seat León y el Seat Arona tienen muchas diferencias. La principal es fácil de detectar, uno tiene alma de SUV mientras que otro la tiene de compacto. Pero, si analizamos los apartados más importantes, nos daremos cuenta de que las similitudes son notables. El Seat León es el rey y seguirá siendo el rey. La llegada del Seat Arona no perjudicará de manera notable sus ventas, ni el León canibalizará a su hermano.

Lecturas recomendadas