Skip to main content

Noticia

Nieve, Smart, despiste: tremendo accidente

Nieve, Smart, despiste: tremendo accidente
Raúl Salinas

Conducir en nieve requiere ciertos conocimientos. El primero y probablemente más importante: no hagas movimientos bruscos. El vídeo del accidente de un Smart en la nieve es un ejemplo maravilloso de cara a los próximos meses. Sobre la nieve, con un coche ligero como una pluma, un mínimo despiste termina en un accidente que podría haber sido tremendamente grave.

Este accidente de un Smart en una carretera nevada es esclarecedor. Poco tiene que ver con el accidente de un Audi S5 que te mostré hace un rato, también sobre un firme cubierto por el frío y blanco elemento. Aquí el problema no es la velocidad, no es el hecho de intentar buscar diversión, aquí el problema simplemente es un despiste, mínimo, ínfimo, pero que en según que circunstancias puede ser fatal.

Te interesa: los 5 coches sin miedo a la nieve

En el vídeo del accidente de este Smart se aprecia como el pequeño utilitario alemán viaja por una carretera nevada, pero con las roderas muy bien marcadas: no debería ser peligroso, pero claro, si te despistas, la lías. El coche está llegando a una curva ligera de izquierdas, cuando se nota como el coche sigue recto en un primer momento, debido a un despiste: en ese momento, al pisar la nieve, el conductor se da cuenta que no va bien y rectifica bruscamente la trayectoria: parece un movimiento inofensivo, pero sobre firme deslizante puede ser fatal.

El coche pierde rápidamente pierde la trasera y en ese momento ya es prácticamente imposible controlarlo de nuevo, salvo que tengas algo de manos y mucha experiencia en este tipo de condiciones. Lo peligroso es que se encuentra en una carretera de doble sentido, con bastante tráfico, y el impacto parece pues inevitable.

Finamente, el Smart se va directo contra un Mitsubishi Montero que viene en dirección contraria. Afortunadamente el conductor del Mitsubishi lo ve con tiempo para reaccionar y girar ligeramente a la derecha, por lo que finalmente el impacto no es completamente frontal: ¡menos mal, por qué si nos las consecuencias habrían sido muy diferentes!

Parece que afortunadamente ambos implicados podrán salir por su propio pie sin heridas de consideración. Pero deja muy claro que un mínimo despiste sobre la nieve puede ser fatal: ¡ya sabéis! En estos meses de invierno, máxima precaución.

Imagen de perfil de Raul Salinas