Skip to main content

Noticia

Motor

Motos camufladas de la DGT: no multan. Aclaramos todos los bulos sobre ellas

Motos camufladas Guardia Civil

No te creas todo lo que te cuentan o lees...

Que la Guardia Civil está utilizando motos camufladas para vigilar las carreteras es cierto. Pero ni multan (al menos no directamente), ni están equipadas con radar, ni las verás (de momento) por cualquier carretera. Fuentes oficiales nos confirman las verdades y desmienten los bulos que circulan sobre las motos camufladas de la DGT.

1. No son motos de la DGT

Aunque para los conductores sea un matiz poco relevante, lo cierto es que puestos a acusar hay que hacerlo sabiendo a quién dirigimos la crítica. 

La Dirección General de Tráfico no utiliza motos camufladas para vigilar las carreteras. De momento, sus herramientas de trabajo son coches patrulla (rotulados y camuflados), furgonetas camufladas (este verano han empezado a funcionar un total de 15), helicópteros con y sin radar, drones y motos rotuladas.

Radares DGT 2020: estas son las ubicaciones exactas de los 1.320 que multan

¿Entonces no es cierto que haya motos camufladas de vigilancia? Sí, sí es cierto pero pertenecen a la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil que, de forma puntual y muy localizada, ha empezado a probar su uso como método de vigilancia.

2. No se usan en toda España (al menos de momento)

Agentes de Tráfico en activo nos confirman que no han recibido orden de la agrupación de poner en funcionamiento motos camufladas. Desde el organismo oficial sí confirman que se están utilizando en Galicia. La explicación: "cada destacamento puede utilizar los recursos disponibles de la manera más adecuada para satisfacer las necesidades de cada momento y lugar". En la comunidad gallega se ha registrado un aumento de la siniestralidad con vehículos de dos ruedas por lo que "es posible que el responsable haya decidido valorar la viabilidad de motos camufladas para afrontar esta problemática".

Desde Autobild.es hemos comprobado que agentes de otras demarcaciones no han recibido órdenes de utilizar motos camufladas.

3. No son motos nuevas ni han costado dinero

Ni la DGT ni la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil ha gastado un euro para comprar motos nuevas que circulen sin rotular para descubrir infractores.

"Las que se están utilizando son motos del Cuerpo que se emplean como apoyo o para entrenamiento de los agentes", explican fuentes cercanas al servicio.

4. Los agentes no van uniformados en las motos camufladas de la Guardia Civil

Aunque algunos medios de comunicación han afirmado lo contrario, los agentes de Tráfico que conducen la motos camufladas van de paisano, no uniformados.

El error puede venir porque las motos camufladas no patrullan solas, sino cerca de otros dos agentes sí uniformados y con motos rotuladas que son los que se encargan de dar el alto al vehículo infractor. "Salen dos motoristas vestidos de paisano, marcan las infracciones a otra patrulla de motoristas -estos de uniforme- que es la que para al infractor para notificarle la sanción", nos explican.

Esto último es algo que no termina de convencer a los agentes pues supone "tener cuatro vehículos y cuatro personas que desdoblados podrían hacer una labor de vigilancia más eficaz".

5. No multan

Este es otro matiz que no siempre queda claro. Las motos camufladas de la Guardia Civil ni paran a los conductores ni les multan porque no están preparadas para ello. Lo que hacen es "marcar al conductor infractor" y comunicar la matrícula a los compañeros que sí están dotados de los medios necesarios para dar el alto con seguridad.

En vídeo: si la Guardia Civil te da el alto, haz lo siguiente

Las infracciones que detectan las motos camufladas están relacionadas con las distracciones (uso del móvil, el navegador...), el no uso del cinturón de seguridad o Sistemas de Retención Infantil (SRI), adelantamientos indebidos... No pueden registrar excesos de velocidad ya que no están equipadas con radar

6. No todas las que veas te están vigilando

Es posible que, en algún momento o lugar, te encuentres con alguna moto camuflada (quizá las reconozcas porque algunos medios están difundiendo su matrícula) pero eso no significa que esté en labores de vigilancia.

Lo mismo se aplica a las furgonetas y los camiones de los que tanto se habla últimamente. Fuentes cercanas a la Agrupación de Tráfico confirman que tanto las furgonetas, como las motos y los camiones son vehículos que pertenecen desde hace tiempo a la Guardia Civil y que se emplean para operaciones internas de logística y transporte (para recoger material y llevarlo de un destacamento a otro, por ejemplo). Es por eso que quizá se estén avistando más camiones, furgonetas y motos de los que realmente realizan labores de vigilancia. "Ver que hay un agente uniformado al volante llama la atención, pero es probable que solo esté moviendo material", afirman.

Etiquetas:

DGT

Y además