Skip to main content

Noticia

Motos

Un motorista adelanta a la Guardia Civil a más de 200 km/h y el juez le absuelve

Adelanta a la Guardia Civil a más de 200 km/h y el juez le absuelve

La Audiencia de Huesca ha decidido absolver a un motorista que adelantó a la Guardia Civil por línea continua. Se estima que durante la persecución superó los 200 km/h, tal y como aseguran los agentes.

Las 10 motos más vendidas en abril 2018

Un motorista adelanta a la Guardia Civil a más de 200 km/h y el juez le absuelve. Al parecer la falta de pruebas que acreditasen el exceso de velocidad que denuncian los agentes, ha sido suficiente para que un magistrado de la Audiencia de Huesca haya decidido absolver al motorista sin cargo alguno, al menos por la vía penal. 

Los sucesos se iniciaron en la autopista N-330, antes de entrar a una rotonda que daba acceso a la autopista A-23, tal y como apuntan desde el Heraldo de Aragón. Al parecer el motorista adelantó a la Guardia Civil en línea continua y por este motivo los agentes encendieron las luces y las sirenas con la intención de que el motorista detuviese su marcha. Pero nada más lejos de la realidad. 

VÍDEO: La Guardia Civil busca a este motorista por hacer esta burrada

Dio comienzo una persecución por la A-23 que duró aproximadamente unos 15 kilómetros y donde los agentes afirman con claridad que el conductor de la motocicleta superó los 200 kilómetros por hora durante la misma. La persecución concluyó en una rotonda a la salida de la autopista en la que la Guardia Civil logró detener al motorista entrando en dirección contraria. 

Al motorista se le quería imputar un delito de conducción temeraria por el que se le impondría una condena de cárcel de un año y tres meses, además de tres años sin carné de conducir. El Juzgado de lo Penal ratificó la versión de los agentes de la Guardia Civil, pero estos se toparían más tarde con la sentencia de la Audiencia de Huesca

No hay suficientes pruebas para los jueces

Los magistrados encargados del caso aseguran que no existe "suficiente constancia" de que el motorista superase los 120 kilómetros por hora, al no realizarse ninguna medición de la velocidad en ningún momento. El agente de la Guardia Civil quiso utilizar la velocidad marcada por su automóvil -225 km/h- como prueba de la veracidad de los hechos. 

Añaden los jueces que los agentes "le dieron alcance" al motorista, por lo que no pueden saber a ciencia cierta si el motorista alcanzó la velocidad que denuncia la Guardia Civil. También descartan el riesgo de colisión pese a que en el atestado realizado por los agentes se detalla que el motorista obligó a dos vehículos a maniobrar "violentamente" al carril derecho al ver que el motorista aparecía por la izquierda. 

El resultado ha sido la absolución del acusado, aunque todavía falta la vía administrativa donde seguramente sí que se produzca una multa por haberse demostrado que el motorista adelantó a la Guardia Civil en línea continua.

Fuente: Heraldo de Aragón

Y además