Noticia

El Mercedes Clase A celebra su 20º aniversario

Aarón Pérez

El Mercedes Clase A celebra su 20º aniversario desde que fuera presentado en el Salón de Ginebra de 1997 como un vehículo de producción que se basaba en el Mercedes Vision A 93. El monovolumen compacto captó la atención del público rápidamente por ser un concepto de vehículo atípico en Mercedes-Benz, aunque también fue fuertemente criticado a posteriori.

No te pierdas: Mercedes Clase A 2018: adelanto de su imagen

En Mercedes-Benz están de celebración. Lo que empezara en el Salón de Ginebra de 1997 como una apuesta arriesgada y atípica dentro de las filas de la compañía alemana, es ahora un vehículo diferente que tan solo conserva la denominación. El Mercedes Clase A celebra su 20º aniversario desde que fuera presentado como un vehículo de producción que se basaba en el Mercedes Vision A 93.

Corría el año 1997 y la firma de la estrella decidió lanzar un innovador modelo destinado para el público urbano en el Salón de Ginebra de ese año. Nacía el Mercedes Clase A, un monovolumen compacto que apostaba por la capacidad en su interior y una versatilidad tal para ser un vehículo destinado a la movilidad en ciudad. Evidentemente, el stand de Mercedes fue el centro de atención por tan atípico modelo que llegaba a la alineación de productos.

Así es el nuevo Mercedes Clase A:

Gracias a su versátil y espacioso interior, el Clase A de primera generación ofrecía 1.340 litros de capacidad de carga con la segunda fila de asientos abatida, una cifra que podía llegar a los 1.740 litros si se decidía extraer el asiento del copiloto. Logró vender un total de 1,1 millones de unidades hasta mayo de 2004, momento en el que cesa la producción esta primera generación. Sin embargo, no estuvo a salvo de las críticas.

Poco después de llegar al mercado, un grupo de periodistas de Suecia decidió enfrentarlo a la, por entonces no tan conocida, prueba del alce. El pequeño monovolumen no superó con éxito tal desafío y la prensa especializada se echó sobre el fabricante. Esto obligó a Mercedes a volver a la mesa de diseño, aplicar una serie de modificaciones en el chasis y a instalar el ESP como parte del equipamiento de serie, algo que solucionó inmediatamente los problemas de inclinación.

En 2004 llega la segunda generación, con código interno W196 que estaría en activo hasta 2012, año en el que la firma de la estrella reinventa el modelo y decide abandonar un segmento como el de los monovolúmenes compactos, el cual empezaba a mostrar su debilidad, para pasar a los compactos de segmento C, donde se vería las caras directamente con el Audi A3 y el BMW Serie 1, del mismo modo que compartiría plataforma y motores con el Clase B, el Clase CLA y el Clase GLA.

Imagen de perfil de Aarón Pérez

Redactor

Apasionado de los coches desde que tengo memoria