Skip to main content

Noticia

El Mercedes-AMG GLC 63 S de Brabus es salvaje

Mercedes-AMG GLC 63 S Brabus

600 CV.

Hablemos claro: si hay un todocamino compacto al que le hace falta una preparación que lo radicalice, desde luego no es el Mercedes-AMG GLC 63 S. El SUV premium es, hablando en plata, una mala bestia, pero gracias a la obra de Brabus (que tiene una querencia conocida por todos por los modelos de Mercedes), el coche de serie parece que se quede corto.

VÍDEO: Brabus 800 Mercedes-AMG E 63 S, ¡cada vez más potente!

Y es que fábrica el Mercedes cuenta con un motor V0 de 4,0 litros y doble turbo que desarrolla 510 CV de potencia y un par máximo de 700 Nm. Tras pasar por las manos de Brabus, que ha remapeado la electrónica, los guarismos se han disparado hasta los 600 CV y los 800 Nm. Como es lógico, con dicho aumento las prestaciones mejoran sensiblemente. La aceleración de 0 a 100 km/h, que de serie completaba en 3,8 segundos, es dos décimas más rápida para situarse en 3,6. Por otro lado, la velocidad máxima, que está limitada electrónicamente a 250 km/h, se amplía hasta los 300.

Los modelos más espectaculares de Brabus

El motor no es lo único que ha modificado el preparador. El sistema de escape es totalmente nuevo, fabricado en titanio y fibra de carbono y con una función silenciosa para no hacer demasiado ruido en el vecindario; mientras que la suspensión neumática rebaja 30 mm la altura del Mercedes-AMG GLC 63 S.

También le ha dado un buen repaso estético, con múltiples partes de la carrocería de carbono, llantas de 21 pulgadas (aunque opcionalmente pueden ser de 19 hasta 22), tapicería cuero y Alcantara, insertos de fibra para el habitáculo, placas de aluminio retroiluminadas en las puertas, luz ambiental…

¿Quieres saber cuál es tu coche ideal?

Lecturas recomendadas