Skip to main content

Noticia

El Mercedes-AMG G63 de Lumma Design es todavía más salvaje

Mercedes-AMG G63 de Lumma Design
Rizando el rizo.

El Mercedes Clase G es una mole, se mire por donde se mire, un bloque de metal que avanza amenazante riéndose de la aerodinámica. El G63 embrutece más la fórmula dándole potencia sin miramientos y, lógicamente, eso hace que sea la variante favorita del modelo para los preparadores. El Mercedes-AMG G63 de Lumma Design le da otra vuelta de tuerca al concepto, consiguiendo que sea todavía más radical.

¿Estás buscando coche nuevo? Aquí tienes la manera más sencilla de encontrarlo

Del apartado visual se encarga, en gran parte, la fibra de carbono: el ligero y resiste material da forma al capó, la tapa de la rueda de repuesto, las carcasas de los retrovisores, el alerón trasero, los tiradores de las puertas y la estructura del techo que aloja los faros suplementarios. Pero también hay hueco para ciertos detalles en color rojo, pasos de rueda específicos, un sistema de escapes con acabado cromado oscuro y, sobre todo, para unas descomunales llantas de 22 o 23 pulgadas con dos diseños, uno imitando la combinación de colores del cuerpo y otras plateadas.

VÍDEO: Mercedes Clase G, ¿es tan seguro cómo parece?

Aunque ya sea un buen comienzo, la guinda la pone un remapeado de la centralita que aumenta la potencia del Mercedes hasta los 650 CV y 950 Nm, añadiendo 65 y 100 respectivamente a lo que ofrece de serie.

Missing media item.

Eso sí, además del Mercedes-AMG G63 de Lumma Design, el preparador ofrece un kit de potenciación para su hermano pequeño, el G500, cuyo bloque 4.0 V8 llega hasta los 532 CV y los 750 Nm de par máximo, lo que supone un aumento de 110 CV y 140 Nm respecto su rendimiento al salir de fábrica.

¿Quieres saber cuál es tu coche ideal?

Y además