Skip to main content

Noticia

Motor

Mazda CX-30 o Mazda MX-30: ¿dónde es mejor y peor cada uno?

Mazda CX-30 o Mazda MX-30: ¿dónde es mejor y peor cada uno?

A la hora de comprar un coche tenemos que hacernos muchas preguntas para dar con el modelo que mejor se adapta a nuestros gustos y a nuestras necesidades. Conseguir ese equilibrio no es nada fácil. Una de las dudas más recientes es aquella que plantea apostar por un coche eléctrico o decantarse por un modelo de combustión. Un escenario aplicable a los vehículos que analizamos hoy: Mazda CX-30 o Mazda MX-30, ¿dónde es mejor y peor cada uno?

Mazda Suitcase Car, el coche-maleta que Mazda presentó en 1991

Como sabéis, esta es una se esas comparativas técnicas que hacemos con frecuencia en Auto Bild. Y para ello dejamos a un lado las sensaciones al volante y nos centramos únicamente en los datos oficiales que, en este caso, nos proporciona Mazda. Con ellos vamos a desgranar las diferencias que hay entre uno y otro en cuestión de tamaño, de mecánica y de precio. Así podremos echarte una mano para que tengas claro dónde ganan y dónde pierden el Mazda CX-30 y el Mazda MX-30.

Mazda MX-30

Dimensiones y maletero

A la hora de sacar el metro para tomar medidas a estos dos SUV lo vamos a tener fácil: miden casi lo mismo. Uno y otro tienen 4,395 metros de longitud, 1,795 m de anchura y una distancia entre ejes de 2,655 metros; es la altura la que marca la diferencia: el Mazda MX-30 mide 1,555 y el Mazda CX-30 un poco menos ya que se queda en 1,540 metros. A pesar de ello, el espacio interior del primero es menor que el del segundo debido a su carácter eléctrico.

La altura no es la única distinción: la altura libre al suelo del MX-30 es de 13 centímetros, mientras que la del CX-30 llega hasta los 17,5 centímetros. Y terminamos este repaso a las cifras de ambos con el peso. La balanza del eléctrico nos devuelve 1.720 kilos y la del SUV tradicional 1.320: 400 kilos de diferencia que sí se notan en las curvas.

Mazda CX-30 Skyactiv-G 2.0 122 CV

Maletero

La capacidad del maletero del Mazda MX-30 sale perdiendo en esta comparativa. El modelo cero emisiones de la marca japonesa ofrece 366 litros (ampliables a 1.171 litros si abatimos los asientos) mientras que el de su rival sube el listón hasta los 430 litros.

Diferencias mecánicas entre el MX-30 y el CX-30

Empezamos por la gama mecánica más reducida: la del Mazda MX-30. Cuenta con un motor de 143 CV alimentado por una batería de 35,5 kWh, una capacidad que proporciona una autonomía homologada de 200 kilómetros según los datos del Ciclo WLTP. Una cifra que a la hora de ejercer una conducción real disminuirá confirmando que estamos ante un modelo pensado para el día a día: trayectos urbanos y periféricos, pero no apto para viajes largos.

Mazda MX-30

Con un consumo de 19 kWh/100 km, tenemos dos opciones para recargar la batería. Si optamos por la corriente alterna, que tiene una potencia máxima de 6,6 kW, tardaremos cuatro horas en recuperar el 80% de la capacidad. Si usamos la corriente continua, que ofrece máximos de hasta 50 kW, estará lista en 40 minutos aproximadamente. 

Así puedes convertir un Mazda MX-5 en un Alfa Romeo 158

En el caso del Mazda CX-30, la oferta de motores es más amplia. Nos encontramos con una versión diésel (Skyactiv-D de 116 CV) y dos opciones de gasolina (Skyactiv-G de 122 CV y Skyactiv-X con 179 CV) a los que la marca japonesa añade un sistema de hibridación ligera de 24 V. Este sistema no sirve para mover el coche, sino que entra en acción al arrancar y como ayuda puntual. Todos ellos pueden asociarse a un cambio manual de seis relaciones o a uno automático de convertidor de par (opcional). Las mecánicas de gasolina, además, pueden contar con tracción total.

En cuanto a los consumos, si tomamos como referencia el modelo de acceso (Mazda CX-30 Origin 2.0 Skyactiv-G de 122 CV) las cifras oficiales nos devuelven una cifra combinada de 6,2 l/100 km.

Mazda CX-30

Precio

Terminamos con los precios de los dos modelos que estamos comparando y para ello vamos a centrar el foco en las versiones de acceso. En el caso del Mazda CX-30 ya la hemos tomado como referencia para el consumo y tiene un precio de 25.473 euros decantando, así, la balanza a su favor. La razón es sencilla, el Mazda MX-30 Origin supone una inversión de 33.165 euros. La diferencia es de 7.692 euros. Una cifra a tener en cuenta.

Conclusión

¿Eléctrico o de combustión? Para responder vamos a hacer un ejercicio de sensatez. El MX-30 nos permitirá circular sin restricciones por las ciudades, pero no emprender grandes viajes por su limitada autonomía y, además, requiere un gasto mayor en la compra que es complicado rentabilizar con su consumo y mantenimiento. Teniendo esto en cuenta, todo apunta a que la elección más lógica es el CX-30: es más asequible, no tiene problemas de autonomía y aunque el combustible sea más caro que la electricidad… sigue compensando.

Más:

SUV

Todo sobre Mazda

Y además