Skip to main content

Noticia

Maserati Levante GTS: la antesala del tope de gama

Maserati Levante GTS

Sangre Ferrari.

Hace mucho (pero que mucho) que dejamos atrás la discusión sobre si tenía sentido montar motor muy potentes en SUV (por aquello de la aerodinámica y demás), porque el mercado manda y está lleno de clientes dispuestos a hacerse con un todocamino que corra. Eso sí, algunos quieren deportividad con cierta mesura, y eso es lo que viene a representar el Maserati Levante GTS… en cierta manera.

VÍDEO: ¡Así de terrorífico suena el Maserati Levante!

Y es que hablar de mesura al referirnos a un modelo con 550 CV de potencia puede sonar algo ridículo pero si tenemos en cuenta que el tope de gama es el Trofeo, que llega hasta los 590 CV, el Maserati Levante GTS se convierte automáticamente en la opción racional de la rama radical del SUV.

Probamos el Maserati Levante, ¡sobre nieve!

El bloque es un 3.8 V8 biturbo que monta Ferrari y que ya utilizaba el Quattroporte GTS. Además de 550 CV (que entrega a 6.250 rpm), desarrolla 730 Nm de par máximo y transmite todo ello a unas cuatro ruedas, consiguiendo por el camino una aceleración de 0 a 100 km/h en 4,2 segundos y una velocidad máxima de 292 km/h. Es el principal punto destacado del modelo en el aspecto mecánico, aunque va acompañado (por razones lógicas) de una puesta a punto específica del chasis para digerir la potencia.

Visualmente se distingue del resto de Maserati Levante por incorporar un kit de carrocería algo más agresivo de lo habitual, mientras que el habitáculo cuenta de serie con un tapicería de cuero que, de manera opcional, puede reemplazarse por piel natural Pieno Fiore. Otros añadidos son el sistema de audio premium Harman Kardon de 14 altavoces y los pedales deportivos.

¿Quieres saber cuál es tu coche ideal?

Lecturas recomendadas