Noticia

Los diez mitos más tontos del mundo del automóvil

Los diez mitos más tontos del mundo del automóvil

Vicente Cano

05/02/2014 - 13:55

Aquí puedes leer los diez mitos más tontos del mundo del automóvil, hay muchos, muchos más, pero nadie podrá negar que los que encontrarás a continuación están más que extendidos.

El dicho español de el burro grande, ande o no ande ha sido llevado por muchos a la práctica a la hora de elegir coche, de ahí la proliferación de los SUV y, al menos hasta antes de la crisis, de todoterrenos de gama alta usados a modo de familiares o utilitarios incluso. De hecho, entre los diez mitos más tontos del mundo del automóvil que sugieren los chicos de Jalopnik y que podrás leer a continuación el que hay en torno a este concepto ocupa solo el puesto tres, aunque en mi opinión es el más extendido. ¿Crees que los coches son más seguros cuanto más grandes son? Pues bien, no es así, porque cuán seguro sea un automóvil depende mucho más del tipo de accidente en el que se vea envuelto y, sobre todo, de la destreza y atención de quien esté al volante.

Es verdad que los modelos más elevados ofrecen una sensación de mayor seguridad, pero de nada te sirve ir más alto si te la pegas contra un camión, quizá al contrario. Eso sí, si lo que buscas es pasar por encima de otra mamá al volante de un Kia Picanto, probablemente lo consigas si le pones ahínco. Pues bien, a continuación puedes leer los diez mitos más tontos del automóvil, este incluido, pero si tienes alguno más o crees necesario hacer algún comentario al respecto de los siguientes, no te cortes, porque en AUTOBILD.ES somos todo oídos.

1. ¿Combustible de aviones para correr más?

La potencia de un vehículo depende de su motor, no del carburante que le pongas. Aunque utilices un combustible con mucho más octanaje, como el que puedes ver en la imagen de arriba y que es el que Ken Block usó durante el Gymkhana Grid de Madrid, tu utilitario no se va a convertir en un superdeportivo. Mucho menos aún si le echas lo mismo que ponen los aviones, principalmente keroseno y un gas especial con plomo. De hecho, si haces funcionar con esto un moderno motor de gasolina, vas a producir tanto humo blanco que parecerá que estás quemando aceite.

2. Los coches de Policía están trucados

Por desgracia para algunos policías y suerte para los malos en algunos momentos, los coches de Policía no están trucados. Esto no quiere decir que no lleven equipamiento especial y que, quizá, en los parques móviles de los cuerpos de seguridad no se afinen un poco más algunas unidades dependiendo de qué cometidos vayan a desempeñar. Perlo lo cierto es que estos vehículos se dedican a un uso tan intensivo que hoy lo que interesa mucho más es su bajo consumo y su durabilidad.

3. Los coches son más seguros cuanto más grandes

Olvídate de este asunto, en el que ya me he extendido arriba, pero además ten en cuenta que, cuanto más grande es un coche, menos estable es en las curvas. Por suerte, la electrónica ha hecho que los SUV de gran tamaño dejen de ser peligrosos en ciertas manos, aunque las leyes de la física siguen estando ahí para ser cumplidas…

4. Los coches podrían funcionar con agua

Desgraciadamente, mientras no llegue alguien con una tecnología que pudiera instalarse dentro de un vehículo y disgregar las moléculas de hidrógeno de las de oxígeno que contiene el agua, cosa que puede hacerse, pero en instalaciones de tamaño considerable y con un cierto coste energético, no habrá vehículos que funcionen con agua… salvo para el tanque el limpiaparabrisas.

5. La gasolina más cara, da más potencia

Como te decía en el primer punto, el octanaje no tiene una correlación directa con la potencia que pueda ofrecer un motor de combustión. Este mito del automóvil proviene de países como EEUU, donde es fácil repostar combustible de calidad tan mala, que muchos terminan echando gasolina premium para asegurar la vida de su motor.

6. Hay que cambiar el aceite cada 5.000 km

Gracias a Dios, pero sobre todo a los lubricante sintéticos esto dejó de ser una necesidad hace dos décadas. Hasta entonces, las grandes tolerancias de los motores y las holguras de las piezas hacían que se introdujera muchas suciedad en la mecánica y sí, era necesario cambiar el aceite cada 5.000 km, pero ahora con hacerlo cada 10.000 o 15.000 km ya puedes considerarte un conductor más que cuidadoso.

7. Los coches rojos pagan más por el seguro

Tampoco esto es realidad, aunque este mito también tiene su explicación dado que los deportivos y los acabados más exclusivos de cada modelo utilizan desde siempre este color. Pero, si entras en cualquier calculador de seguros, verás que por ningún lado te preguntan si tu coche es azul, verde o amarillo. Lo único que sabemos a ciencia cierta en AUTO BILD a este respecto es que, cuando hay un coche rojo en la portada, se venden más revistas, pero ese eres tú quién tendrá que decirnos por qué.

8. Las llantas más grandes hacen que el coche corra más

Las llantas grandes suelen ir en los modelos más deportivos y las de perfil más bajo, en coches de altas prestaciones. Si le pones unas así a tu Seat León, tendrás mejores sensaciones y podrás conducir de manera un poco más deportiva, pero de ningún modo se va a convertir en un Porsche 911.

9. Cuanto más alta es la marcha, más corre el coche

Bueno, en una recta en llano, esto puede llegar así, aunque en la mayoría de los vehículos que disponen de una sexta velocidad esta marcha se usa más bien para desahogar el motor cuando se circula rápido más que para correr más. Y ni qué decir de intentar adelantar un camión en una comarcal mientras vas en sexta, cosa que a veces acaba en choque frontal o en susto de los gordos.

10. El Ford T solo estaba disponible en negro

Este mito del automóvil proviene de los primeros tiempos de la producción en masa y de cierta frase de Henry Ford, pero lo cierto es que a lo largo de los muchos años su producción, este modelo llegó a estar disponible en rojo, verde, gris…

Fuente: Jalopnik

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de Vicente Cano

Vicente Cano

Redactor

Ferrolano de corazón, getafense de adopción, en periodismo desde hace 20 años. "Ser feliz es querer lo que se tiene, no tener lo que se quiere"

Buscador de coches