Skip to main content

Noticia

Jeep Renegade, ¿mejor diésel o gasolina?

Prueba Jeep Renegade 2019

El Jeep Renegade, ¿mejor en diésel o en gasolina? Esta puede ser una gran cuestión si estás pensando en comprar el SUV de la compañía americana.

La elección del motor más apropiado para tu nuevo coche es una de las decisiones más complicadas a las que deberás hacer frente en el proceso de compra. Un motor excesivamente potente puede ser tan inapropiado como uno de menor cilindrada. Es por ello siempre se le presta especial atención a este aspecto, así como al tipo de combustible que elegiremos. De este modo, hoy te arrojo una pregunta: el Jeep Renegade, ¿mejor diésel o gasolina?

No te pierdas: Mantenimiento del Jeep Renegade: todo lo que debes saber

Si estás pensando en comprar el SUV de Jeep, lo más probable es que te estés haciendo este tipo de preguntas, más aún si tenemos en cuenta la mala fama que están adquiriendo los coches diésel, así como la subida del precio del gasóleo que planea el Gobierno para el futuro próximo. Por ello, vamos a analizar la gama de motores del Renegade, así como a indicarte cuál es la elección más apropiada.

La gama de motores del Jeep Renegade

Actualmente, el Jeep Renegade está disponible con nueve propulsores diferentes. Si comenzamos por las unidades diésel encontramos cinco opciones interesantes. Abriendo la gama tenemos un 1.6 Multijet II de 105 CV, un motor que también se ofrece con algo más de potencia en el 1.6 Multijet II de 120 CV. Por encima, el 2.0 Multijet II está disponible con tres niveles de potencia: 120, 140 y 170 CV. Ahora bien, estos motores se asocian a cambios manuales y automáticos de hasta 9 velocidades, los cuales envían la potencia al tren delantero o a un sistema de tracción total.

Vídeo: Prueba Jeep Renegade 2019:

En el apartado de motores de gasolina, el Renegade apuesta por tres propulsores diferentes. Por un lado, el 1.6 E-Torq de 110 CV atmosférico, seguido del 1.4 MultiAir que se ofrece con dos niveles de potencia, 140 y 170 CV. Estos motores, a su vez, se ofrecen con transmisiones manuales, un automática DDCT de 6 velocidades y la nueva caja de cambios automática de 9 relaciones. También existen versiones de tracción delantera o total.

Además, el noveno motor que compone la gama del SUV americano es una interesante alternativa que ganará protagonismo poco a poco en estas líneas. Hablamos precisamente del 1.4 T-Bifuel de 120 CV que se alimenta a base de gas licuado del petróleo (GLP). Este eficiente propulsor está disponible únicamente con un cambio manual de seis velocidades que canaliza la potencia al tren delantero. Sin embargo, su consumo medio homologado se reduce hasta unos interesantes 5,1 litros a los 100 kilómetros.

Jeep Renegade, ¿mejor diésel o gasolina?

Hablemos de cifras antes. Para elegir el motor más apropiado para tu nuevo Jeep Renegade es importante hablar de consumos y precios. Todos queremos un motor eficiente que nos permita ahorrar algo a la hora de recargar el depósito. Como habrás podido imaginar, mi primera recomendación será la del Renegade 1.4 T-Bifuel GLP de 120 CV. Las razones son obvias, puedes tenerlo desde 23.150 euros en los acabados Sport y Longitude y, aunque no es la opción que menos consume, el precio del GLP es inferior a los 70 céntimos de euro por kilogramo. La autonomía es muy similar a la que ofrece la gasolina, pero el precio se reduce a la mitad, lo que puede ayudar a ahorrar algunos céntimos.

Vídeo: cómo fabricar un Jeep Renegade en un minuto:

Si eres reacio a esta alternativa o consideras que el 1.4 T-Bifuel de 120 CV se queda un poco corto, mi segunda recomendación es el 1.4 MultiAir de 140 CV de gasolina. La elección de la caja de cambios (manual o automática) la dejo a tu antojo, pero lo puedes tener desde 23.920 euros en los acabados Longitude, Limited y Night Eagle II. El consumo medio homologado de este motor aumenta hasta los 6 litros, pero no pierdes capacidad de maletero (351 litros), algo que sí ocurre en la versión de GLP (297 litros) debido a que debajo del piso se encuentra el depósito para el gas licuado.

Por último, si eres de los que vas a hacer tantos kilómetros al año que, como mínimo, recorrerás unos 30.000 anuales, tal vez te interese más un motor diésel, por su capacidad para circular a bajas revoluciones, su mayor nivel de par y su consumo algo más ajustado que en gasolina. No te decantes por el diésel si vas a acceder a grandes ciudades o a circular por la urbe con frecuencia, ya que están mayormente diseñados para circular por carretera o autopista. 

En este caso, mi recomendación es el 1.6 MultiJet II de 120 CV por sus apenas 4,4 litros a los 100 km de consumo medio homologado; o el 2.0 MultiJet II de 140 CV, por su mayor comodidad y nivel de par (350 Nm frente a los 320 Nm del 1.6 MultiJet II). En este caso, ambos motores están disponibles con cambio manual o automático, el DDCT para el 1.6 y la caja de cambios automática de 9 relaciones para el 2.0. También tienes la opción de tracción delantera o total, esta última tan solo disponible para el 2.0 MultiJet II. Los precios arrancan en 22.290 y 28.320 euros, respectivamente.

Lecturas recomendadas