Skip to main content

Noticia

Coche eléctrico

Prueba del Hyundai Nexo. ¿Tiene futuro la pila de combustible?

Prueba Hyundai Nexo hidrógeno

A favor: cero emisiones. En contra: mucho peso, precio alto y poco maletero. Probamos el nuevo coche de hidrógeno de Hyundai.

Después del Hyundai ix35 Fuel Cell, el Nexo es el primer Hyundai movido totalmente por hidrógeno y pila de combustible. El diseño ya lo había mostrado la marca en agosto de 2017, en el prototipo FCEV. El coche ya es una realidad, y AUTO BILD ya se ha puesto al volante. Prueba: Hyundai Nexo. ¿Tiene futuro la pila de combustible? 

Moverse con un coche de hidrogeno que emita vapor de agua por el ‘tubo de escape’ y que purifique el medio ambiente con cada kilómetro recorrido es algo que no eran capaces de soñar ni los creadores de ‘Los Mundos de Yupi’. Y sin embargo, la pila de combustible ya es una realidad por la que algunos grandes fabricantes han decidido apostar hace años… y ahora, Hyundai quiere dar un paso adelante y llevar la voz cantante en el desarrollo de esta nueva movilidad.

Por eso, es fácil entender que el llamativo Hyundai Nexo tiene de futurista el color, las formas y su cuidado aspecto exterior e interior… pero ya está aquí y empezará a venderse en España a finales de este mes de septiembre. 

Prueba Hyundai Nexo hidrógeno
Prueba Hyundai Nexo hidrógeno

Tras una primera toma de contacto en nuestro país, cuyas impresiones recordamos al final de estas líneas, ahora hemos tenido la ocasión de probar el nuevo Hyundai Nexo, con pila de combustible, en Oslo, en un recorrido mixto por ciudad, carreteras secundarias, en el centro de la capital de Noruega y sus alrededores. Y esta primera toma de contacto ha resultado de lo más positiva. 

Frío, pero muy acogedor 

Hacía tiempo que no montaba en un coche del tipo F-Cell (mi último idilio con uno fue precisamente el Hyundai ix35 de hidrógeno en la fábrica checa que tiene la marca en Ostrava) y en estos años todo se ha afinado muchísimo. Lo primero que sorprende por fuera de este bonito coche, son las formas de prototipo de salón, su combinación de colores gris mate, su frontal en forma de bumerán con iluminación LED por toda delantera, de lado a lado. Un poco más abajo, las ópticas de cruce enmarcan una falsa rejilla que muestra claramente su naturaleza ‘eco’. 

Prueba Hyundai Nexo hidrógeno

Alrededor, las equilibradas formas SUV revelan que, de nuevo, es un coche para gustar en el mercado actual, pero desde Hyundai aseguran además que estas líneas, algo más elevadas que un utilitario o compacto han permitido contar con espacio extra para distribuir mejor los tanques de gas -que por cierto, son tres- y no penalizar la habitabilidad ni el maletero. 

Prueba Hyundai Nexo hidrógeno

VÍDEO: Hyundai Nexo, todo lo que debes saber de un vistazo

Merece la pena detenerse a (ad)mirar los laterales, pues son fruto de un cuidado estudio aerodinámico en el que el flujo circula con un “efecto cortina”, nos explican, desde el parachoques, por las puertas hacia la parte superior y escapa por el pilar D, que se ‘separa’ ligeramente del conjunto para conseguir la mayor eficiencia en movimiento. 

Prueba Hyundai Nexo hidrógeno

Detrás, destacan dos ópticas de dibujo triangular que rompen un poco con las tendencias tan ‘horizontaloides’ que están imperando actualmente en el mercado. Y es que este coche tiene que ser distinto y rompedor se mire por donde se mire, ¿no? Pues muy bien; yo quiero verlo y catarlo ahora desde dentro. Así que toca aproximarse y que el nuevo Hyundai Nexo te dé la bienvenida haciendo que los tiradores de las puertas sobresalgan a la vez para poder abrirlas. 

Prueba Hyundai Nexo hidrógeno

El interior juega tonos blancos, grises y acabados de aspecto casi metálico. Los asientos parecen más de ‘concept’ que de coche real, y, en cambio, resulta, cómodos y ergonómicos. La horizontalidad dominante (aquí, sí) y la pretendida limpieza del habitáculo contrastan con la consola central, desde la que desciende un elegante y cuidado ‘puente’ (en la parte de abajo hay un buen hueco para llevar móviles, bolsos y objetos algo más voluminosos) leen de botones, en los que encuentras todo tipo de funciones, incluidos aquellos que permiten accionar la caja de cambios mediante el ‘shift-by-wire’ (P de aparcamiento, D de directa para circular y R de reverso), así como los modos de conducción (confort, Eco y Eco+). 

Una persona de mediana edad podría argumentar de que hay demasiada información en este lado del Hyundai; sin embargo, es justo reconocer que no resulta difícil aprender el funcionamiento básico de cada cosa, que lo esencial está bastante a mano y que el hecho de tener los controles algo elevados evita que tengas que alejar la mirada de la carretera. 

Este principio también parece regir la distribución de la pantalla central de infoentretenimiento, de generosas proporciones (12,3 pulgadas) y bien alineada con el display principal de detrás del volante, de calidad y tacto muy agradable, como todo lo que uno va toqueteando a su alrededor. 

¡A todo hidrógeno... sin CO2!

Nada más pulsar el botón de arranque, dudar ante el silencio propio de un coche así, engranar la directa con el botón correspondiente y poner el intermitente de salida, en el salpicadero aparece una imagen nítida y ampliada del lateral izquierdo ofrecida por una cámara (asistente de ángulo muerto) que pretende evitar los temidos puntos ciegos que no elimina el retrovisor. Además, este elemento trabaja en sincronía con otros muchos sistemas de seguridad y confort con los que cuenta este modelo: asistente de mantenimiento de carril, control de crucero adaptativo, frenada automática de emergencia… 

Prueba Hyundai Nexo hidrógeno

La intervención de la pila de combustible apenas genera sonidos, y cuando lo hace, no son en absoluto desagradables. Si vas a punta de gas -y nunca mejor dicho-, todo es suave, progresivo, propio de la conducción tranquila que es coherente con todo coche ecológico. Si le pisas más, notarás un poco de ‘pereza’ por su parte, pues este SUV tiene cierto volumen y sus 163 CV lo empujan bien de un sitio a otro… pero no va sobrado. Con un par motor de 395 Nm, acelera de 0 a 100 km/h en 9,2 segundos y alcanza una velocidad máxima de 179 km/h, según datos oficiales. 

Prueba Hyundai Nexo hidrógeno

A pleno rendimiento, la baja sonoridad vuelve a ser muy buena y sólo percibes un ligero silbidillo, como en algunos motores térmicos convencionales cuando entra un turbo en acción.    

Autonomía y levas para ‘jugar’

Llega ahora el momento de valorar, en esta primera prueba del Hyundai Nexo, lo que da de sí la pila de combustible. Con una capacidad total de 461 litros en los tres tanques, este coche promete una autonomía de entre 666 km y 756 km (en función de si se atiende al protocolo de homologación WLTP o NEDC, respectivamente). Y tiene la enorme ventaja respecto a la electricidad de que, si logras encontrar una hidrolinera, podrás repostar hasta el Leno total en unos cinco minutos. 

Prueba Hyundai Nexo hidrógeno

Además, las baterías con las que cuenta el Nexo se pueden ir recargando con la frenada regenerativa, tanto si pulsas el pedal de freno como si dejas que vaya reteniendo en llano y en las pendientes descendentes. A diferencia de otros modelos eléctricos y de hidrógeno, Hyundai ha dotado a este SUV de levas en el volante con el símbolo de la batería, de tal manera que puedes ir eligiendo en tiempo real cuánto quieres que el coche retenga y, por lo tanto regenere la electricidad, en cuatro niveles: 0, 1, 2 y 3. 

Así, para quitar ‘velocidad’ en un descenso, puedes ir pulsando la leva izquierda (como si redujeras marchas en un coche convencional con cambio automático) o aprovechar las inercias para tener que dar menos gas pulsando la leva contraria de la derecha. En llano, el máximo grado de retención (3), y a baja velocidad, te permite olvidarte casi del freno para acelerar y aminorar, pero el acelerador no llega a convertirse en un ‘i-pedal’ con el que impulsar el coche o detenerlo completamente, como sí lo son los que monta el BMW i3 o el Nissan Leaf.   

1 euro a los 100 km

Tras una ruta mixta de decenas de km, el ordenador de viajes de nuestro Nexo revela unos consumos estimados de casi 1 kg de hidrógeno a los 100 km.

Prueba Hyundai Nexo hidrógeno

Y teniendo en cuenta el precio de este combustible en un punto de recarga de allí (0,99 euros el kilo), podríamos aventurar, a falta de hacer un test más en profundidad, que con una conducción normal, el gasto de este coche F-Cell sería de casi 1 euro por km.  

Precio

Al igual que el Kona enchufadle, el este SUV llega al mercado español, como adelantábamos al principio, en septiembre de 2018. Y ya sabemos de forma oficial que el precio del Hyundai Nexo Fuel Cell serб de 69.000 euros, con cinco años de garantía sin límite de kilometraje. Además, podrás elegirlo en varios colores, además del Titanium Grey de esta unidad de pruebas: White Cream, Cocoon Silver, Copper Mettalic, y Dusk Blue…, todos ellos con interior bitono Stone and Shell Grey o de un único color Meteor Blue.  

Estas fueron nuestras primeras impresiones en España

Antes de la presentación estática en Europa del Hyundai Nexo en el Salón de Ginebra 2018, escribíamos estas líneas en la primera toma de contacto que tuvimos con el coche:

Coincidiendo con la celebración del Congreso Europeo del Hidrуgeno en Málaga, AUTO BILD ha probad una de las tres únicas unidades preserie que hay del Hyundai Nexo en el mundo.

Prueba del Hyundai Nexo

El frontal en forma de bumerang, tiene cuatro faros, y como corresponde a un SUV, lleva protectores de plástico en los pasos de rueda. Algunos detalles , como los tiradores de las puertas sostenibles, le dan el toque futurista. Con un tanque lleno, el Nexo deberá recorrer 595 kilómetros, (169 más que el ix36 Fuel Cell), con un aumento de la eficiencia, según el fabricante, del 60%.

Pero la gran autonomía no es el único reclamo de este coche. El hecho de que lo único que emita por el escape sea agua condensada lo convierte en un vehículo netamente ecológico. La otra cara de la moneda es que la pila de combustible y el depósito de hidrógeno requieren mucho espacio, lo que delata un maletero especialmente escueto para el tamaño del conjunto.

También en un peso que sobrepasa holgadamente las dos toneladas. Esto lo nota este coche de 4,67 metros de largo, en el que las aceleraciones se notan un tanto lastradas. También se siente especialmente pesado en las curvas, donde no es especialmente ágil. Y es que el Nexo donde brilla es en conducción relajada, para la que ha sido concebido.

Una vez acomodado en el futurista puesto de conducción del Nexo, pulso el botón de arranque y el silencio lo invade todo. Solo al iniciar la marcha –pulsando un botón en la consola central, al igual que para activar la marcha atrás– se percibe la típica rumorosidad de un eléctrico. "Se puede desactivar si pulsas la tecla VESS o cuando alcanza velocidad de crucero; es por seguridad, para que los peatones puedan detectar el coche", me aclara García. Pero lo cierto es que al circular a cierta velocidad el sonido que llega al interior es como si trabajara un turbo.

Hyundai Nexo

En marcha, el Nexo es muy agradable y resulta notable cómo acelera y empuja desde parado. Cuando nos incorporamos a la autopista, las buenas impresiones se confirman: el Nexo tiene brío... y del bueno. Sólo el tacto de la dirección resulta algo artificial. Cabe destacar lo fascinante que me parece que al activar el intermitente, en la instrumentación se proyecte la imagen de lo que capta la cámara que hay en la parte inferior del espejo retrovisor. ¡Bienvenidos al futuro!

Como ocurre con el Ioniq eléctrico, en el Hyundai Nexo se puede dosificar a partir de levas detrás del volante el nivel de regeneración de las baterías, con lo que hace las veces de freno motor, por lo que en el nivel más alto de recarga, con levantar el pie del acelerador, el Nexo ya va frenando.

En definitiva, el Hyundai Nexo 2018, que podría llegar al mercado a partir de este verano por un precio cercano a los 60.000 euros, es un coche de hidrógeno muy interesante. Lástima que España, con solo 5 hidrogeneras –de las que solo tres están operativas– no sea el mercado para le Nexo.

 

Lecturas recomendadas