Skip to main content

Noticia

Motor

Grandes coches que no triunfaron, DeLorean DMC-12

DeLorean DMC-12

El coche que daba saltos en el tiempo

A veces ocurre que se ponen todos los ingredientes para que la comida salga buena, pero algo falla y el resultado final no es el esperado. Algo así ocurrió con el DeLorean DMC-12, uno de esos grandes coches que no triunfaron.

Detrás del famoso deportivo norteamericano estaba una de las mentes más brillantes que ha parido la industria del automóvil: John Zachary DeLorean. Ya en los años 60 dirigió Pontiac y creó modelos legendarios como el GTO y el Firebird

Probamos el DeLorean DMC-12 de 'Regreso al Futuro'

Más tarde, cogió el timón de Chevrolet y estuvo a punto de convertirse en vicepresidente de General Motors, pero a mediados de los 70, decidió abandonar la compañía y fundar su propia marca, la DeLorean Motor Company

A partir de ahí, empezó a gestarse uno de los automóviles más singulares y enigmáticos de la historia del automóvil, que saltó a la fama no por su rendimiento, que era bastante decepcionante, sino por aparecer en la película ‘Regreso al Futuro’, con Marty McFly y Doc

Grandes coches que no triunfaron, DeLorean DMC-12

DeLorean DMC-12

El nacimiento de la compañía no fue nada fácil. DeLorean recurrió a inversiones de capital procedentes del Banco de América, en forma de préstamos comerciales, así como de diferentes asociaciones e inversiones privadas

Además, DeLorean solicitó incentivos a diferentes gobiernos, a cambio de construir su fábrica en un lugar donde hubiese una elevada tasa de desempleo. En un primer momento, la fábrica se iba a instalar en Puerto Rico, pero, finalmente, el Gobierno de Irlanda del Norte llegó a un acuerdo con el empresario norteamericano.

El Gobierno británico siempre estuvo interesado en que DeLorean fabricara su coche en Irlanda del Norte para apaciguar la violencia callejera, bastante presente en aquellos años. El acuerdo se cerró a cambio de 120 millones de dólares. DeLorean ya disponía de todo el crédito necesario.

En un principio, el inicio de la producción estaba previsto para 1979, pero los retrasos en la ingeniería y el aumento en los costes de producción hicieron que el coche empezara a fabricarse en 1981. 

Carrocería de acero inoxidable y motor europeo

Finalmente, el DeLorean DMC-12 fue presentado en 1981 y su estética impactó a todo el mundo. El diseño estuvo a cargo de Giorgetto Giugiaro y estaba caracterizado por unas líneas angulosas, las puertas en forma de alas de gaviota y la luneta trasera de persiana. 

Otra característica era que la carrocería estaba fabricada con paneles de acero inoxidable, sin ninguna pintura ni protección. El manual del vehículo indicaba que la mejor manera de sacarle brillo a la carrocería era usar gasolina o disolvente

El interior estaba equipado con una tapicería de cuero gris o negro, espejos retrovisores eléctricos, aire acondicionado y columna de dirección ajustable. Estaba concebido como un vehículo de lujo. 

Vídeo: aparece un DeLorean DMC-12 abandonado durante 32 años en un granero

Para su mecánica, se barajaron varias opciones, como un motor rotativo procedente de Mazda. Al final, la opción elegida fue un V6 PRV de 2.8 litros proveniente de la alianza Peugeot-Renault-Volvo que existía en aquella época, ubicado en la parte posterior. 

El propulsor incluía un sistema de inyección de combustible Bosch K-Jetronic, bloque y culatas de aluminio y distribución SOHC, con árbol de levas en cabeza y dos válvulas por cilindros. 

VIDEO

VÍDEO: Prueba DeLorean DMC-12

Inicialmente, la idea de John DeLorean era un motor de 200 CV, pero se quedó en 170 CV. Sin embargo, las normativas anticontaminación exigieron la instalación de catalizadores que redujeron notablemente la potencia, hasta quedarse en 132 CV, lo que mermó claramente el rendimiento del coche. 

Por último, el DMC-12 estaba construido sobre un chasis rediseñado por Colin Chapman, el fundador de Lotus, después de que antiguos compañeros de DeLorean en Pontiac fabricaran un chasis desastroso, en términos de rendimiento y aerodinámica. 

Los problemas de John DeLorean

DeLorean DMC-12

La vida del DeLorean DMC-12 fue muy breve y siempre estuvo llena de problemas. No obstante, cuando salió al mercado, las ventas no fueron malas durante los primeros meses. Incluso, fueron excepcionales.

Sin embargo, en 1982 cayeron estrepitosamente y la compañía entró en bancarrota. Ese mismo año, John DeLorean se vio envuelto en una extraña operación más propia de una película de suspense: fue arrestado por el FBI por tráfico de drogas, al ser pillado con un maletín con cocaína que, supuestamente, iba a vender para conseguir fondos para la compañía. 

Finalmente, DeLorean salió libre de cargos tras demostrar que todo había sido una operación organizada por el propio FBI. También llegó a afirmar que General Motors estaba detrás de este montaje como venganza por el pasado, aunque esto nunca se demostró. 

Un fracaso convertido en un objeto de culto

DeLorean DMC-12

8.583 unidades del DMC-12 salieron en 1981 de la fábrica de Dunmurry, en Irlanda del Norte, y 9.200 en 1982. 

Pero lo cierto es que el DMC-12 era un coche decepcionante en términos de rendimiento y potencia. No era un gran coche deportivo, era lento y no tenía un buen comportamiento dinámico

Además, no era un coche nada económico: la idea inicial era que costase 12.000 dólares (de ahí el número en la denominación), que ya era una cifra importante en 1980. Pero el aumento de los costes provocó que el precio final ascendiera hasta 25.000 dólares, más del doble estimado. 

Pese a todo, deportivo adquirió fama mundial gracias al cine, al ser el coche de la saga de ‘Regreso al Futuro’ que marcó a más de una generación y hoy es considerado un objeto de culto. 

No es el mejor coche por rendimiento, pero sí el coche con el que Marty McFly y Doc daban saltos en el tiempo. Como diría el propio Doc: “Si vas a viajar al pasado, hazlo con estilo”.

Etiquetas:

Grandes Historias

Y además