Skip to main content

Noticia

G-Power pone a dieta de fibra de carbono al nuevo BMW M5

BMW M5 G-Power

G-Power ha puesto a dieta de fibra de carbono al nuevo BMW M5 con su último trabajo en la última generación del sedán deportivo de BMW.

No es la primera vez que G-Power le mete mano al nuevo BMW M5. Ya hace unos meses, el preparador alemán especializado en productos de BMW nos ofreció el tratamiento completo de rendimiento para el sedán deportivo, y ahora ha decido mejorar un poco más lo que ya nos trajo en septiembre. Para ello, G-Power ha puesto a dieta de fibra de carbono al nuevo BMW M5.

No te pierdas: Todos los coches nuevos de 2019, lanzamientos y novedades

La reducción del peso del nuevo BMW M5 ha sido el principal objetivo del preparador. Para conseguirlo, G-Power ha recurrido al uso intensivo de la fibra de carbono. Comenzando con el capó de carbono desarrollado en CAD, el preparador asegura que “garantiza un poderoso efecto Venturi mientras se conduce”. Esto significa que ha sido diseñado para enfriar el compartimento del motor cuando sea necesario, mejorando al mismo tiempo rendimiento del coche.

G-Power pone a dieta al BMW M5

Además del nuevo capó, el M5 F90 de G-Power también adopta una serie de mejoras basadas en fibra de carbono, como la parrilla personalizada de doble riñón y el spoiler sobre la tapa del maletero. También se han sumado al lote unas llantas forjadas de 21 pulgadas con un diseño de doble radio, así como la insignia de G-Power en lugar de los logotipos originales de BMW.

Te interesa: Prueba: BMW M5 Competition. Un M5 (muy) vitaminado

Los kits de potenciación siguen siendo los mismos que presentaron el año pasado. El preparador asegura que los cinco primeros compradores recibirán el capó de carbono, la deslimitación de velocidad máxima y una actualización del software del motor por 7.495 euros, lo que supone un ahorro de unos 800 euros en comparación a pedir las piezas por separado. El motor V8 biturbo de 4.4 litros, mientras tanto, eleva en 100 CV su potencia para alcanzar los 700 CV.

Sin embargo, si estas cifras no son lo suficientemente atractivas para ti, puedes optar por el kit Ultimate Performance que eleva la potencia hasta los 800 CV. Una ECU reconfigurada, una pareja de turbocompresores modificados, downpipes con catalizadores deportivos y un sistema de escape de acero inoxidable ayudan a que el V8 4.4 biturbo alcance estas cifras. Si quieres esta importante mejora para tu M5, tendrás que desembolsar cerca de 20.000 euros, sin contar con la instalación.

Y además