Skip to main content

Noticia

Francia confía en Renault y sus datos de emisiones

Francia confía en Renault y sus datos de emisiones

La justicia francesa ha abierto una investigación a Renault por un presunto fraude en las emisiones contaminantes de sus motores diésel. Las autoridades galas intentan determinar si ciertos vehículos de la marca cuentan con instrumentos capaces de alterar el volumen de polución en condiciones reales de uso frente a las homologadas. Sin embargo, confían en la marca y aseguran que serán los tribunales los que determinen los hechos.

Te interesa: Lo que le pide el alcalde de Londres a Volkswagen

En septiembre de 2015, las autoridades galas pusieron en marcha una comisión de investigación con el objetivo de verificar las emisiones contaminantes en condiciones reales de conducción de ciertos modelos como consecuencia del escándalo de Volkswagen. Así, a finales de 2015, los servicios antifraude procedieron a registraron varias sedes de Renault para averiguar si la marca del rombo utilizaba, como los alemanes, mecanismos para dar informaciones falsas sobre los niveles contaminantes de sus vehículos. Y ahora la justicia francesa ha abierto una investigación a Renault por sus diésel, tal y como ha anunciado una portavoz de la Fiscalía de París.

Esta señala que la fiscalía francesa que investiga a Renault abrió ayer estas pesquisas por un supuesto “engaño sobre las calidades sustanciales y los controles”. En concreto, tratan de determinar si los instrumentos instalados en ciertos vehículos con motor diésel de la marca para controlar el volumen de contaminación disponen de una programación específica para tratar de ocultar los niveles de polución en condiciones reales de uso. Vamos, que quieren saber si falseaban los resultados de emisiones como Volkswagen hacía.

Por su parte, Ségolène Royal, ministra gala de Medio Ambiente, afirma que confía en Renault y que no tiene "ninguna razón de pensar que cometió fraude como Volkswagen" en las emisiones de gases contaminantes de sus motores diésel, aunque señala que es la justicia quien deberá determinar si Renault se ha limitado a "utilizar las grietas" del sistema de control.

"No tengo ninguna razón de pensar que Renault ha cometido un fraude como el de Volkswagen. He subrayado la transparencia y la disponibilidad de sus dirigentes ante la comisión. Enseguida hicieron propuestas", agrega.

Renault saca pecho en su lucha contra la contaminación

Y todo con el agravante de que el supuesto fraude de emisiones de Renault tiene en el centro de la investigación a los motores diésel, propulsores que de no cumplir con los requisitos legales en materia de contaminación, suponen un importante peligro para la salud de las personas y de los animales. La portavoz de la Fiscalía ha hecho especial hincapié en aclarar que este procedimiento judicial no es el mismo que el de Volkswagen, aunque sí que es cierto que se ha iniciado, como decíamos al comienzo, como consecuencia de las investigaciones puestas en marcha tras salir a la luz el escándalo del gigante alemán.

Eso sí, tienen que conseguir demostrar que Renault ha manipulado las emisiones de los diésel, hasta entonces no podemos pasar por alto la presunción de inocencia. En este sentido, decir que cuando se supo que Royal había puesto en marcha una investigación en la que determinaron que las cantidades de óxidos de nitrógeno en condiciones reales de conducción de los Captur y Espac eran superiores a las que se habían obtenido en la homologación en laboratorio, las acciones de Renault caían un 3,19 % cuando el índice de referencia de la Bolsa de París subía un 0,63 %.

Fuente: EFE