Skip to main content

Noticia

¿Estamos más cerca del neumático autorreparador?

Así afecta el tamaño de los neumáticos a la conducción

Han creado en Harvard un nuevo tipo de goma que puede regenerarse a sí misma, lo que aplicado al mundo del motor acabaría con los pinchazos.

Desde el inicio de la industria de al automoción, todos los componentes del vehículo han avanzado una barbaridad. De hecho, siguen avanzado, porque siempre es posible ir un paso más allá. En el caso de los neumáticos, que ya se ofrecen con distintos compuestos y agarres, el objetivo final pasa por encontrar una manera de hacer indestructibles, para que no se pinchen, o, al menos, autoreparables, para que en caso de incidente vuelven a su ser por si mismos evitando mayores problemas. Puede sonar a quimera, pero en Harvard han conseguido desarrollar un nuevo tipo de goma que lo acerca más que nunca a la realidad.

De hecho, los materiales autorreparables no son algo nuevo, pero en su mayoría se han llevado a cabo con hidrogeles, que aprovechan la humedad y el agua para incorporar enlaces reversibles que permitan la reparación. Sin embargo, en materiales secos como la goma no es tan fácil: los polímeros que la forman están compuestos por enlaces covalentes permanentes que, aunque le proporcionan una dureza considerable, impiden que vuelvan a reconectarse una vez se hayan roto.

Li-Heng Cai, uno de los autores del estudio, explica el problema: “anteriores investigaciones utilizaron enlaces reversibles de hidrógeno para conectar polímeros y formar así goma, pero esos enlaces reversibles son intrínsecamente más débiles que los covalentes. Eso despertó una cuestión: ¿podemos crear algo duro pero que sea capaz de repararse a sí mismo?”. La solución pasaba por crear una goma mixta que utilizase ambos tipos de enlace, algo imposible porque no se pueden asociar entre sí. Para salvar este escollo crearon un nuevo tipo de ‘cuerda molécular’ que si permite combinarlos de manera homogénea.

Al aplicarlo a un neumático permitiría que éste, ante cualquier pinchazo o corte, no sufriera daños graves y fuera reparándose a sí mismo poco a poco mientras se sigue conduciendo.

Fuente: Tyrepress.

Lecturas recomendadas