Skip to main content

Noticia

¿Era necesario hacerle esto a un BMW M3?

¿Era necesario hacerle esto a un BMW M3?

Este pobre BMW M3 ha sido víctima del peculiar y poco acertado gusto de su dueño, que le ha instalado un desproporcionado kit de carrocería formado por kilos y kilos de masilla.

La nueva tendencia del tuning en japón

Al hablar de tuning casi siempre se dividen rápidamente las opiniones entre un ferviente ‘sí’ o un rotundo ‘no’. Es normal, puesto que es una práctica bastante polarizante, pero quizá habría que matizar las repuestas, puesto que bajo esa denominación se engloba un amplia variedad de prácticas, desde abominaciones estéticas hasta finos trabajos de imagen y mecánica. Lo malo de tratarse de un paraguas tan amplio es que, puntualmente, aparecen en la red auténticos destrozos que duele hasta mirar. Este pobre BMW M3 es solo la última víctima de una larga lista.

VÍDEO: Los cinco coches más tuneados en España

A su dueño parece ser que no le bastaba con tener en su poder la versión tope de gama de la generación E36 del modelo, así que optó por montarle un kit de carrocería. Pero no uno normal ni mucho menos sutil, uno totalmente desproporcionado que ensancha de manera salvaje la berlina alemana. Hablamos, tranquilamente, de unos 15 o 20 centímetros más de ancho a cada lado, por no mencionar que además también lo alarga en la zaga, retrasando la posición de los pilotos traseros otro tanto y prácticamente envolviendo la salida de escape.

Lo peor quizá sea el tema de los materiales empleados. ¿Fibra de carbono o de vidrio? Eso es demasiado caro: todo el conjunto está hecho en masilla, lo que plantea dos problemas claros. El primero es del acabado, parecido al de la plastilina y en el que ninguna línea recta es recta. El segundo es del peso. No tenemos el dato, pero duele pensar la cantidad de kilos extra que tiene que soportar ahora el BMW M3, con las consecuencias que ello conlleva en términos de consumo y comportamiento. El toque final lo pone la elección cromática. Con el modelo original en un elegante azul marino, el naranja del kit de ensanche, aunque llamativo, no desentona mucho, pero en el habitáculo se reparte el protagonismo el rojo de la tapicería con el blanco del salpicadero.

Fuente: Carscoops.

Lecturas recomendadas