Logo Autobild.es

Con dos partes frontales unidas, este es el coche más friki que verás en mucho tiempo, y tiene una sencilla razón de ser

Citroën Jumper Back to Back

Es raro, pero tiene sentido.

Es lógico que tengáis que mirar la imagen que ilustra estas líneas con detenimiento, porque podemos estar de acuerdo en que se trata de la furgoneta más rara que habréis visto en mucho tiempo, sobre todo si tenemos en cuenta que no se trata de ningún tipo de preparación extraña, si no que es un modelo que sale de fábrica así.

También es normal que os preguntéis qué sentido tiene crear una furgoneta con dos partes frontales unidades entre sí, pero la realidad es que es algo que tiene todo el sentido del mundo.

 

La que se ve en la imagen es una Citroën Jumper, pero lo cierto es que es un formato de venta que Stellantis aplica también en modelos similares de otras de sus marcas. Así, por ejemplo, están el Peugeot Boxer o el Fiat Ducato. De hecho, rivales como el Renault Master también se venden en esta configuración.

Pero, ¿cuál es el motivo para ello?

En el mercado de los vehículos industriales es tremendamente habitual que los clientes adquieran furgonetas, pero que en sus negocios tengan unas necesidades muy específicas y que, por tanto, necesiten una configuración muy particular para la parte trasera.

Algunos fabricantes ofrecen en su catálogo varias opciones de fábrica para este fin (pensemos, por ejemplo, en una caja refrigerada para transportistas de alimentos), pero lo más habitual es que entre las distintas versiones del modelo se encuentra la denominada como ‘chasis cabina’, en la que solo está la cabina en la parte delantera y la zaga es el chasis desnudo.

Esto permite una completa libertad al cliente para hacer lo que quiera. Sin embargo, incluso este formato tiene ciertas limitaciones, como es la distancia entre ejes, por lo que para los casos más particulares en ocasiones es necesario incluso eliminar esta parte para desarrollar la zaga desde cero.

En para esos supuestos para los que se crea este formato ‘Back to Back’, que permite ahorrar dinero, pues se prescinde de los componentes traseros, y también presenta ventajas logísticas ya que ocupa menos espacio para transportarlo.

Citroën Jumper Back to Back

Las dos cabinas están unidas entre sí por una pieza de metal fija que se puede desmontar con facilidad para poder construir dos furgonetas independientes.

Cada una de las dos mitades cuenta con todo lo necesario: un motor 2.2 BlueHDI de cuatro cilindros que entrega 140 CV y se combina con una transmisión manual de seis velocidades. Lógicamente, el formato es viable en modelos que son de tracción delantera, puesto que tienen en el modulo frontal todo lo necesario para operar.

Dado que es un modelo “de batalla”, su equipamiento es bastante escaso: parachoques frontal sin pintar, llantas de acero de 15 pulgadas, faros delanteros halógenos, pantalla central de 5 pulgadas y aire acondicionado.

Que se sepa, Citroën solo lo vende así en Reino Unido, donde el Jumper se llama Citroën Relay. Allí está disponible desde 36.018 libras esterlinas, lo que al cambio actual supone una cuenta ligeramente inferior a los 42.000 euros. Teniendo en cuenta que contiene la base para crear dos furgonetas al gusto, es una opción más barata que coger una Jumper estándar.

Etiquetas: Furgoneta

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Autobild España.