Skip to main content

Noticia

¿Cuál es mejor, el Mazda CX-3 o el BMW X2?

BMW X2 vs Mazda CX-3

¿Cuál es mejor, el Mazda CX-3 o el BMW X2? ¿Apostar por una marca premium para tu próximo coche o por equipamiento por niveles de acabado? Resolvamos las dudas.

En tu próximo coche nuevo, ¿vas a apostar por una marca premium? ¿Buscas diseño? ¿Tienes un límite presupuestario? Si te inundan las preguntas, a continuación vamos a tratar de aclarar algunos detalles para que si dudas entre estos dos modelos, puedas elegir sabiamente tu próxima compra. ¿Cuál es mejor, el Mazda CX-3 o el BMW X2?

No te pierdas: ¿Cuál es mejor, Audi Q3 CoD o Toyota C-HR 2017?

Existen multitud de diferencias entre ambos modelos, aunque ambos sean SUV totalmente modernos. Desde las dimensiones hasta los precios, entre estos dos coches hay un mundo, pero siempre puede haber algún comprador que se encuentre en una disyuntiva y no encuentre el rumbo hacia qué marca realmente debería elegir. ¿Una premium como BMW o una marca asiática que está haciendo las cosas muy bien como Mazda? Vamos a conocer todos los secretos.

Mazda CX-3: sencilla complejidad

El modelo más pequeño de la gama SUV de la compañía japonesa es el Mazda CX-3. Es un B-SUV en toda regla que sigue los pasos de su hermano mayor, el Mazda CX-5 en términos de diseño, tecnología y motorizaciones. Es la primera generación del modelo y tiene como principal ventaja ser uno de los vehículos más atractivos en cuanto a diseño se refiere dentro de su propio segmento.

Vídeo: así es el Mazda CX-3:

¿Cuáles son sus dimensiones? Es un apartado importante a tener en cuenta, ya que el CX-3 (aquí tienes la prueba) se presenta con una longitud de 4.275 mm, una anchura de 1.765 mm y una altura de 1.535 mm, así como una distancia entre ejes de 2.570 mm. Sus dimensiones le permiten ofrecer un maletero de 350 litros que se ve ampliado hasta los 1.260 litros una vez abatimos los asientos traseros. Por último, los pesos arrancan en 1.230 y pueden llegar hasta los 1.370 kg en la versión más completa.

¿Y sus motores? En el Mazda CX-3 tenemos una oferta limitada de tan solo tres propulsores diferentes. Si lo tuyo es un gasolina, el bloque 2.0 Skyactiv-G está disponible con 120 y 150 CV, mientras que si prefieres un diésel, tan solo podrás optar por el motor 1.5 Skyactiv-D de 105 CV. Sin embargo, el SUV de Mazda está disponible tanto con tracción delantera como total, así como con cambio manual de seis relaciones como con caja automática de tipo convertidor de par y seis relaciones.

¿Cuál es su equipamiento más destacado? En este punto es donde realmente radica la verdadera esencia del CX-3. Está disponible en cuatro acabados -Style+, Luxury, Luxury Premium y Senses Edition- y ofrece tecnologías como el sistema G-Vectoring que mejora la precisión de guiado, alerta por cambio involuntario de carril, control de velocidad, sistema multimedia MZD Connect, navegador, Head-Up Display, asistente de frenada automática, sensor de ángulos muertos o cambio automático de luces de cruce a largas. Los precios, sin ningún tipo de campaña promocional, arrancan en los 19.295 euros.

BMW X2: novedad premium

El BMW X2 es la última de las novedades de la compañía con sede en Múnich. Cierra parte inferior de la gama SUV de BMW y se posiciona por debajo del BMW X1 en cuanto a dimensiones, aunque con un estilo algo más juvenil y deportivo. Su comercialización ha dado comienzo recientemente y será la opción premium que te hará replantearte tu próxima compra.

Vídeo: Prueba del BMW X2, detalles, precio, especificaciones:

Como de costumbre, comencemos por sus dimensiones. El X2 tiene una longitud de 4.360 mm, una anchura de 1.824 mm y una altura de 1.526 mm, todo ello empaquetado en una distancia entre ejes de 2.760 mm. Es más grande en todos los sentidos que el CX-3, pero también es más pesado por ello, llegando a alcanzar los 1.675 kilogramos en su variante más equipada. También gana enteros en el maletero, con 470 litros ampliables hasta los 1.355 cuando se abate la segunda fila de asientos.

La familia de propulsores del miembro más pequeño de la gama X de BMW está compuesta por cuatro opciones, de momento. Tenemos dos gasolina, que son un tricilíndrico turbo de 1.5 litros con 140 CV y un 2.0 litros turbo de 192 CV, mientras que los diésel son un 2.0 litros con 150 y 190 CV. Tenemos también una caja de cambios manual de seis velocidades y la conocida Steptronic de ocho relaciones, mientras que la potencia se puede enviar al eje delantero o a las cuatro ruedas a través del sistema xDrive.

El BMW X2 se comercializa en tres acabados -estándar, M Sport y M Sport X- e incluye un amplio nivel de tecnología de seguridad y asistencia a la conducción, donde destacan el Driving Assistant que incluye aviso de salida del carril, Speed Limit Info con indicación de prohibición de adelantar y BMW Selective Beam, así como aviso de colisión y aviso de peatones con función de frenado en ciudad. Además de estas funciones, la gama Driving Assistant Plus también dispone de sistema de control de crucero activo con función Stop & Go y asistente de retenciones. Por su parte, los precios arrancan en los 35.050 euros.

Conclusión

Como habrás podido comprobar, existen tantas diferencias que, quizá, te hayamos complicado más aún la decisión final. Pero, vayamos por partes. En las dimensiones, el BMW X2 es más grande y ofrece un maletero con mayor capacidad, aunque también es más pesado. La gama de motores es, por poco, más amplia en el X2 y con opciones de más potencia que en el CX-3, mientras que, en precios, el Mazda es el claro vencedor con una diferencia inicial de más de 15.000 euros.

Ahora bien, ¿qué interesa más? Ten en cuenta que BMW es un fabricante premium y que el X2 es su último lanzamiento, por lo que el precio es abultado si lo comparamos con el del CX-3. Con el tiempo, la cifra debería ir reduciéndose ligeramente y llegando a la zona donde se mueve el BMW X1, en torno a los 30.000 euros. Debes tener muy claro también si es primordial el espacio y el volumen de carga del coche que estás a punto de comprar, ya que estos dos modelos ofrecen diferentes soluciones.

Lo mismo ocurre con la gama de motores. No tiene sentido optar por un propulsor de gran potencia si vas a realizar recorridos cortos o no vas a salir a carretera casi nunca. Un punto a favor de ambos son las posibilidades que ofrece en cuanto a tracción y cajas de cambio. Por último, el equipamiento es muy importante, ya que Mazda lo divide por niveles de acabado y BMW ofrece un catálogo de diferentes opcionales para que puedas personalizar tu coche.

Fotos: fabricantes

Lecturas recomendadas