Reportaje

A bordo

Todo lo que debes saber sobre el Head-Up Display

Todo lo que debes saber sobre el Head-Up Display

Ignacio de Haro

07/03/2016 - 12:09

En este artículo te contamos todo lo que debes saber sobre el Head-Up Display. Este dispositivo, que tiene sus orígenes en la aviación militar, proyecta información relevante para el conductor, ya sea sobre el parabrisas o sobre un soporte específico, justo a la altura de sus ojos. De esta forma, el usuario no tiene que apartar la vista de la carretera para conocer datos esenciales, como pueden ser la velocidad o las indicaciones del sistema de navegación, por lo que mejora la seguridad.

No te pierdas: Los sistemas de seguridad más populares en España

Hoy te vamos a contar todos los secretos del Head-Up Display para que sepas cuáles son los origines de esta tecnología, para que conozcas cómo funciona y en qué beneficia a la conducción. Aunque todavía no son muy comunes, los sistemas de proyección de información cada vez están disponibles en más automóviles, incluso entre los más baratos, por lo que es posible que la próxima vez que estés buscando qué coche comprar acabes haciéndote con uno equipado con esta tecnología.

Para conocer los orígenes del Head-Up Display (también conocido por sus siglas en inglés, HUD) tenemos que remontarnos a la década de 1950. Fue entonces cuando los primeros aviones de combate equiparon rudimentarios sistemas que proyectaban información a la altura de la posición natural de los ojos del piloto, de ahí su denominación (‘head’ de cabeza, ‘up’ de levantada y ‘display’ de pantalla). Por tanto, como otros muchos de los inventos que salvan vidas, como puede ser el ABS, esta tecnología tiene sus orígenes en el mundo de la aeronáutica.

La función principal del sistema HUD es la de proyectar información esencial, ya sea sobre el parabrisas o sobre un soporte específico, como veremos más adelante, de forma que el conductor no tenga que apartar la vista de la carretera. Esto, como comprenderás, supone una importante mejora en cuanto a la seguridad, ya que gracias a él no es necesario mirar hacia el cuadro de mandos para conocer datos de importancia, algo que resulta igual de beneficioso tanto si conducimos en invierno en condiciones de baja visibilidad como en cualquier otra época del año.

Head-Up Display soporte

Proporciona información relevante como la velocidad, en el caso de los dispositivos más básicos, o datos relacionados con el sistema de navegación, con el detector de peatones o con el sistema de visión nocturna, en el caso de los más avanzados, que están disponibles en vehículos de marcas como Audi o BMW. Hay diversos tipos de sistemas de proyección de información, pero por norma general, el funcionamiento de esta tecnología se basa en el principio de reflexión de la luz, que gracias a la incorporación de una serie de espejos, rebota hasta situarse en una posición equivalente a la que tendría un objeto colocado en el exterior del vehículo y a unos dos metros por delante del capó.

En el sector del automóvil, habitualmente nos encontramos con dos clases de Head-Up Display: los que proyectan la información directamente sobre la luna delantera y los que lo hacen sobre un soporte específico colocado entre el cuadro de mandos y el parabrisas, como puedes ver en la fotografía que hay insertada más arriba en el texto. Este último suele resultar más económico y es el más habitual, pues está disponible desde en pequeños utilitarios, como el Mazda2, hasta en todocaminos, como el Peugeot 2008.

Head-Up Display parabrisas

Esto se debe a que para que el primero funcione es necesario emplear un parabrisas especial ya que con un normal no veríamos las imágenes correctamente, saldrían duplicadas o incluso triplicadas por culpa del laminado de seguridad (en la imagen superior). El primer coche que montó un Head-Up Display fue fabricado por General Motors en 1988. Se trataba, concretamente, del Oldsmobile Cutlass Supreme, un sedán de tamaño medio que desapareció definitivamente en 1997, aunque GM también lo ofrecía como parte del equipamiento opcional del Pontiac Grand Prix de la época.

Los Head-Up Display o sistemas de proyección de información que podemos disfrutar hoy en día poco tienen que ver con el primero, que únicamente mostraba información sobre la velocidad o sobre las revoluciones a las que estaba girando el motor. Actualmente, ofrecen muchísimos datos, como la velocidad máxima de la vía, las indicaciones del navegador, la marcha recomendada para consumir menos carburante o incluso, los hay que advierten de la presencia de peatones en la calzada en situaciones de baja visibilidad.

Pero debes saber que en un futuro no muy lejano podremos disfrutar de HUD con realidad aumentada gracias a dispositivos como el desarrollado por Jaguar y Land Rover, que es capaz de realizar funciones que hace tan unos años solo tenían cabida en una película de ciencia ficción. Funciones como el Transparent Bonnet (traducido literalmente como ‘capó transparente’) que puedes ver en el vídeo que tienes más abajo, que mejorarán todavía más la seguridad.

Si no quieres renunciar a esta tecnología pero no estás dispuesto a cambiar de coche y adquirir uno que pueda equiparla, ya sea de serie u opcionalmente, hay varias opciones. La primera de ellas es que compres un Head-Up Display portátil como este, que se coloca sobre el salpicadero y proyecta datos sobre el parabrisas. La segunda opción es la de convertir tu Smartphone en un Head-Up Display para el coche gracias a las diferentes aplicaciones que hay disponibles, como esta que puedes ver a continuación. 

Lecturas recomendadas

Ignacio de Haro

Colaborador

Apasionado del mundo de las cuatro ruedas.

Buscador de coches