Skip to main content

Noticia

Motor

Corona-race: más burradas en las carreteras de EEUU

Corona-race: burradas en las carreteras de EEUU
wallpaperflare

A cuenta del coronavirus y de la falta de tráfico, en las carreteras de EEUU proliferan las burradas que ya algunos han dado en llamar corona-race: conductores que usan las vías como una pista de carreras ilegal en busca de batir récords de velocidad o, incluso, la marca de cruzar el país de costa a costa. Como, en contra de lo que ellos piensan, la vigilancia de las autoridades se mantiene, las principales marcas se están batiendo en cuestión de multas. 

En las última semanas, dos conductores de diferentes estados han sido pillados a velocidades récord, saltándose los límites de velocidad entre otras burradas aprovechando el coronavirus y la falta de otros vehículos para hacer toda clase de burradas en las carreteras de EEUU. En Detroit, un Dodge Challenger Hellcat fue fotografiado a 320 km/h.

VIDEO

VÍDEO: Pegasus pilla in fraganti a estos conductores haciendo el macarra

Confirmando que alguien que circula a esa velocidad por la vía pública no debe ser muy listo, cuando lograron detenerle las autoridades, el propietario de este coche de 700 CV afirmó que estaba participando en una carrera ilegal contra otro corona-racer. Como sucede en España, esta práctica allí también puede conllevar penas de cárcel y una multa de decenas de miles de euros. 


Arriba puedes un extracto de la multa a este conductor. El tweet es de un policía retirado, bastante famoso en EUUU, que da toda clase de noticias. El de abajo, sin embargo, es de H. Axtman, otro patrullero de Washington, en activo, que se están encontrando con toda clase de burradas en las carreteras de EEUU durante el coronavirus. Entre ellas, denunciaba lo que el 4 de mayo encontró otro compañero suyo. 

A 309 km/h porque tenía prisa por desayunar

Cuando miró la pantalla del radar, el patrullero no lo podía creer la burrada: el conductor de un Corvette circulaba a 309 km/h cuando había pasado frente a él. No se sabe si en este caso se trataba de una carrera ilegal, pero como en EEUU la velocidad máxima es 96 km/h, el coche iba 213 km/h por encima de la velocidad permitida. Tampoco el 'piloto' de este Corvette Z06 demostró ser muy listo.

Al ser interceptado por la policía, declaró que se tenía prisa por ir a desayunar, lo que llevó a los agentes a practicarle la prueba de alcoholemia, en la que dio positivo. Ahora, además de a una multa de miles de dólares, se enfrentará a una petición de condena de cárcel por imprudencia grave bajo los efectos del alcohol. 

4.500 km en 26 horas y 38 minutos

Corona-race: burradas en las carreteras de EEUU
Coche con el que se logró el supuesto récord Cannonball
Facebook. Road and Truck.

Inmortalizado en una película de los años 70, en esa década se dieron en EEUU una serie de carreras ilegales que iban desde algún lugar en la costa del estado de Nueva York, hasta Portofino, en Los Ángeles. Entonces, el récord de ir de costa a costa de estaba en algo más de 36 horas y se bautizó como Cannonball, en honor de un motociclista que hizo este recorrido en 1922 y que tardó seis días y 22 horas. 

Desde 1979, la Cannonball no ha vuelto a celebrase, pero varios eventos han tratado de imitarla y, por supuesto, también ha habido numerosos intentos individuales de ir bajando el tiempo que se logró entonces, de 32 horas y 51 minutos. Aunque como no hay una organización oficial, evidentemente, tampoco quien valide ninguna de las marcas. Como la de Alex Roy en 2006, cuando cruzó el país en 31 horas y 4 minutos. 

Te interesa Las 7 películas de coches imprescindibles

Naturalmente, batir el récord Cannonball ha estado entre las burradas vistas en las carreteras de EEUU durante el confinamiento. Pasó ya el cuatro de abril, cuando un Audi A8 con todo el maletero lleno de tanques de gasolina dejó, supuestamente, el récord en 26 horas y 38 minutos. Es importante recordar que esta actividad, al igual que todas las anteriores, es ilegal. 

De ahí que los autores de la hazaña del récord costa a costa de cannonball sigan todavía en el anonimato. De hecho, la foto del tiempo conseguido y del maletero con los tanques es de lo poco que fue publicado -y luego borrado- de las redes sociales. Por suerte, siempre hay alguien listo para inmortalizar las burradas en las carreteras de los demás. 

Y además