Skip to main content

Noticia

Comparativa oldie: Peugeot 505 contra Renault 21

Peugeot 505

Otra época.

Eran otros tiempos, una época en la que muchos fabricantes tenían berlinas del segmento D, modelos de representación, de altos vuelos, que mostraban hasta donde podía llegar cada marca. Hablamos de la década de los 80 y de principios de los 90, donde hubo enfrentamientos míticos, siendo francés el que os traemos hoy: Peugeot 505 contra Renault 21.

Todos los coches nuevos que se van a lanzar en 2019

Diseño y dimensiones

Hablamos de hace tres décadas, por lo que los estándares de diseño y las tendencias no tienen nada que ver con los de ahora. Ambos son hijos de una época en la que las líneas rectas y las formas angulosas eran la norma, compartiendo además rasgos como las proporciones generales o el largo capó.

VÍDEO: Renault cumple 120 años; repaso a su historia

Ambos modelos son fácilmente reconocibles, sobre todo por su frontal, aunque mientras que el Renault optaba por un formato de faros rectangulares quizá un tanto anodino, el conjunto de grupos ópticos y parrilla del Peugeot es mucho más recordado y tiene más personalidad.

Tanto uno como otro eran modelos de grandes dimensiones. El 21 tenía una longitud de 4.462 mm, una anchura de 1.715 mm y una altura de 1.415 mm, mientras que el 505 era todavía mayor, alcanzando los 4.579 mm de largo, los 1.737 mm de ancho y los 1.450 mm de alto.

Producción

Ninguno de los dos fueron los modelos más longevos de sus respectivas marcas, pero se mantuvieron en el mercado durante un tiempo reseñable. El Renault 21 nació en 1986 y permaneció a la venta hasta el 95, mientras que el Peugeot 505 necesita una explicación más amplia.

En Europa se comercializó del 79 (este año ha cumplido 40) hasta el 90, pero es que fuera del viejo continente hubo ciertos países, como Argentina y China) en lo que llegó a venderse pasada mitad de la década de los 90.

¿Cuál fue mejor, Peugeot 405 Mi16 o Renault 21 Turbo?

Versiones

Ambos rivales se comercializaron con distintos tipos de carrocería. El Peugeot fue el más conservador, estando disponible como berlina de cuatro puertas y como familiar de cinco, que demás era más grande en todas sus cotas, El Renault se vendió en las mismas, pero también sumó una tipo hatchback con un pilar C de caída pronunciada que le daba un aspecto mucho más dinámico.

Motores

Otro ámbito en el que eran bastante parejos, tanto en cifras como en evolución. Y es que ambos empleaban bloques que a día de hoy nos parecen un despropósito en relación cilindrada/potencia, pero que era normal. Hablamos de motores diésel y gasolina de entre 1,7 y algo más de dos litros de cubicaje que tanto en uno como en otro empezaron con una potencia de apenas 70 CV pero que conforme pasaron los años y cerca del final de la producción de 160 y 170 CV.

Turbo

Por aquel entonces era la palabra mágica, la que solía señalar el tope de gama y que traía consigo la deportividad. Los dos modelos tuvieron su correspondiente versión turbo, que además fueron bastante parejas entre sí. El Peugeot tuvo una variante V6, pero fue el turbo de cuatro litros y 160 CV el que mejor rendimiento/prestaciones/comportamiento ofreció de toda la gama. Por parte del Renault, su bloque turboalimentado tuvo varias versiones, llegando en su variante más potente a los 175 CV.

¿Quieres saber cuál es tu coche ideal?

Lecturas recomendadas