Skip to main content

Noticia

Coches clásicos

Coches para verdaderos amantes del motor: Ford Escort RS Cosworth

ford escort rs cosworth

En este nuevo capítulo de coches para verdaderos amantes del motor tenemos al Ford Escort RS Cosworth, uno de los compactos deportivos más famoso de los ’90.

La década de 1990 dio para mucho. Mientras en Japón comercializaban los mejores deportivos que hayan creado jamás, con los Supra, GT-R, NSX y RX-7 en su máximo esplendor, en Europa teníamos otro tipo de vehículos muy característicos y reconocidos, coches para verdaderos amantes del motor como el Ford Escort RS Cosworth que protagoniza este artículo.

Basado en la quinta generación del mítico Escort, considerado el predecesor del Ford Focus, la versión RS Cosworth era la más prestacional de la gama, el súmmum de un modelo que ya había marcado una época en el pasado con su excelente participación en carreras de rally.

Coches míticos para verdaderos amantes del motor: Honda NSX

El Escort RS Cosworth devolvería a Ford a la gloria dentro del Campeonato del Mundo de Rally (WRC), donde competió durante varios años y logró 10 importantes victorias, destacando las conseguidas por pilotos tan famosos como Miki Biasion, Tommi Mäkinen y Carlos Sainz junto a su inseparable copiloto Luis Moya.

Coches para verdaderos amantes del motor: Ford Escort RS Cosworth

ford escort rs cosworth

Pero, volviendo al Ford Escort RS Cosworth en cuestión, la firma del óvalo azul ya había establecido un precedente, el Sierra Cosworth que había comercializado entre 1986 y 1992. Este modelo de corte familiar ya equipaba un motor desarrollado por el especialista británico Cosworth y un sistema de propulsión trasera que, en el RS500 Cosworth, conoció su máxima expresión.

Sin embargo, Ford tenía algo más bajo la manga y en 1992 presentó al heredero, el Escort RS Cosworth. Basado en el chasis y la mecánica del Sierra Cosworth, aunque con la carrocería del Escort, la compañía tomó la decisión de adoptar esta configuración ya que la plataforma del Escort se había diseñado para motores de tracción delantera.

La increíble historia del Ford Escort MK1

La increíble historia del Ford Escort MK1

Creado bajo la dirección de Rod Mansfield y John Wheeler, el primer boceto surgió ya en 1989, un año antes incluso de que se presentara la quinta generación del Escort. Su carrocería ensanchada, sus nuevos parachoques, las taloneras y el ese característico alerón que lo identifica rápidamente son parte del estilo confeccionado por el famoso diseñador Frank Stephenson.

A la carrocería creada por los expertos de Karmann se sumó una pareja de asientos deportivos firmados por Recaro, un volante de tres radios, un cuadro de instrumentos con fondo blanco, un nuevo pomo para la palanca de cambios y unos medidores adicionales situados en la posición más alta del salpicadero para indicar lecturas como la presión de turbo.

Bajo el capó, Ford volvió a recurrir a Cosworth y su propulsor de 2.0 litros y cuatro cilindros en línea con un turbocompresor Garrett T3. El resultado eran 227 CV de potencia y 304 Nm de par, gestionados por un cambio manual de cinco velocidades con el que lograba un 0 a 100 km/h en 5,7 segundos y una velocidad máxima de 232 km/h.

A diferencia del Sierra Cosworth, el Ford Escort RS Cosworth presentaba un sistema de tracción a las cuatro ruedas y tenía un peso de 1.275 kilogramos. 

El Escort RS Cosworth estaba disponible en tres versiones diferentes: Motorsport, Standard y Lux. El primero tenía un enfoque más deportivo y prescindía de elementos como ventanillas eléctricas, techo corredizo, cierre centralizado, faros antiniebla o asientos de cuero. Las versiones Standard y Lux, por el contrario, contaban con numerosos elementos opcionales de confort.

Durante los cuatro años de vida comercial, Ford ofreció diferentes ediciones especiales, como el Monte Carlo para el Reino Unido (200 unidades), la edición Miki Biasion (120 unidades) o la edición Martini (200 unidades).

Producción y competición

ford escort rs cosworth

Ford comercializó tan solo 7.145 unidades del Escort RS Cosworth entre febrero de 1992 y enero de 1996, lo que lo hace ser realmente especial, incluso para los coleccionistas que están dispuestos, tres décadas después de su lanzamiento oficial al mercado, a pagar grandes sumas de dinero por incluirlo en su garaje.

También tuvo una gran carrera en el automovilismo, destacando su participación en el Campeonato del Mundo de Rally durante cuatro temporadas y logrando ocho importantes victorias. Ford lo diseñó para ganar el campeonato, aunque finalmente no lo conseguiría ante el dominio de rivales como Toyota, Subaru o Mitsubishi.

A pesar de ello y de su breve vida comercial, el Ford Escort RS Cosworth ha pasado a la historia como uno de los coches más emblemáticos de los ’90 y uno de los mejores Ford jamás construidos.

Y además