Skip to main content

Noticia

Cinco virtudes y un defecto del nuevo Kia Stinger

Kia Stinger

Una de las mejores sorpresas de 2017.

2017 fue un año realmente interesante para el mundo del motor, con tantas novedades que cuesta hasta contarlas, pero entre todas ellas, una de las más destacadas ha sido sin lugar a dudas el Kia Stinger. El Gran Turismo se hizo realidad tras encandilar al público en forma de prototipo hace más de un lustro, y su versión final ha convencido por igual a los que lo prueban. Hoy te traemos sus cinco virtudes un defecto.

VÍDEO: El Kia Stinger como no lo habías visto, ¡todos sus datos!

Virtudes

Estética

Antes de que digamos nada, simplemente párate a mirarlo. Tómate tu tiempo. ¿Ya? El Kia Stinger sencillamente entra por los ojos. Tiene unas proporciones atléticas, su diseño es de lo más agresivo, el frontal (con la parrilla ‘tiger nose’ y las enormes entradas de aire) es hipnótico y la zaga, con el difusor alojando dos salidas de escape dobles, es sencillamente espectacular. Se trata de un coche que no va a pasar desapercibido.

Interior a la altura

Kia apunta al mercado premium con este modelo, algo que queda claro en un habitáculo que transmite gran calidad. Disponible en cuatro acabados (Style, xTreme, GT Line y GT), desde el más básico ya incluye un equipamiento muy completo o con detalles de lo más interesantes: tapicería de cuero, asientos deportivos calefactados y refrigerados con regulación eléctrica, sistema de reconocimiento de señales, navegador, sensores de aparcamiento…

Prueba del Kia Stinger

Variedad mecánica

Un aspecto clave, y es que aunque sus potenciales clientes se sientan atraídos por su imagen dinámica, muchos d ellos no querrán un motor ‘gordo’, por lo que dar amplias opciones motrices es importante. Arranca la gama el diésel 2.2 de 200 CV, por encima está el gasolina 2.0 turbo de 255 CV y culmina el 3.3 V6 de 370 CV. A esto hay que sumar cajas de cambios manuales y automáticas, así como tracción trasera o integral.

Prestaciones

Desde el motor pequeño ofrece unas capacidades deportivas muy a tener en cuenta. El diésel de 200 CV acelera de 0 a 100 km/h en 7,6 segundos y llega a 230 km/h; el gasolina de 255 CV completa el sprint en 6,0 segundos y alcanza los 240 km/h; y el GT de 370 CV llega a los 100 km/h desde parado en 5,1 segundos, marcando su techo los 270 km/h.

Precio

Solo 37.900 euros. Algunos considerarán que es mucho por un modelo ‘generalista’, pero por lo que cuesta la versión de 200 CV es imposible hacerse con sus rivales ‘premium’ a igualdad de motor. Por norma general son unos 6.000 o 7.000 euros más caros. Si hablamos del gasolina 2.0 de 255 CV la diferencia es todavía mayor, aupándose hasta los 10.000 euros. Y en el caso de la variante de 370 CV, con un precio de 54.150 euros, es más barato incluso que un Serie 4 Gran Coupé de 326 CV (casi 62.000 euros) y cuesta 20.000 euros menos que un S5, que además se queda en 354 CV.

Defecto

Menos imagen que otros premium

Señalamos este defecto porque la marca coreana todavía no tiene ese halo de deportividad o de fabricante premium que pueden buscar los clientes que optan a este tipo de vehículos. Muchos de ellos, acostumbrados a las opciones alemanas, es posible que no entren a valorar o directamente descarten el Stinger por el logo que lleva. Será un error garrafal, pero es una barrera de entrada que Kia tiene que derribar.

Todo sobre el Kia Stinger

Lecturas recomendadas