Skip to main content

Noticia

Tecnología

En caso de accidente con un coche autónomo, ¿quién (o qué) tiene la culpa?

Coche autónomo

En España, de momento, no hay legislación al respecto...

Lo de encontrar un responsable cuando se produce un accidente con coche autónomo es uno de los grandes quebraderos de cabeza de quienes apuestan por esta tecnología.

Lo hemos visto con los últimos incidentes sufridos por los Tesla con Autopilot, en los que, de primeras, todas las manos señalaban al coche mientras que sus creadores se afanaban por demostrar que el verdadero responsable había sido un conductor con exceso de confianza.

Lo que dice la Ley en España

Los abogados de Legalcar han hecho un repaso y una reflexión sobre lo que establece, a día de hoy, la norma en España.

"Partimos de la base de que a día de hoy no existe ninguna regulación al respecto en España", aclaran desde Legalcar. "Por ello, si tuviera lugar un accidente de conducción autónoma, habría que tener en consideración las exclusiones de la Ley de Responsabilidad Civil", explican.

La ausencia de una normativa supone que la aseguradora podría aludir a un fallo mecánico -en este caso fallo de algoritmo- para no asumir el pago de las indemnizaciones, aunque habrá que tener en cuenta hasta qué punto las compañías de seguros pueden entender que exista fallo en conducción autónoma. "El dilema aquí sería, ¿achacarían la responsabilidad al conductor para no pagar? ¿Quizá al fabricante?", se preguntan los abogados.

Por otra parte, "¿cómo vamos a resolver un conflicto generado por un algoritmo del mismo modo que juzgamos a una persona?"

Se presupone que el vehículo de conducción autónoma toma la mejor decisión, basada en los principios que se le han configurado y contando con todas las variables. Además, para que pudiera circular las calles, necesitaría de una licencia previa, por lo que es complicado adjudicarle la culpa del accidente.

Una posible solución

Quizá la solución pase por la creación de un consorcio global entre todos los usuarios, propietarios y fabricantes de vehículos autónomos, en los que se cree una bolsa destinada a resarcir ese pequeño porcentaje de daños colaterales que las decisiones de inteligencia artificial tendrán.

Porque al desvincular la decisión humana de este tipo de accidentes y si se tiene en cuenta que todos los sistemas contarán con unos principios y parámetros básicos convenidos, la culpa de un incidente no deberá recaer sobre ningún propietario en concreto, si no en el conjunto que ha asumido de forma tácita que el error es una posibilidad.
 

Y además