Skip to main content

Noticia

Así era la impresionante colección de coches de Michael Jackson

Michael Jackson

Michael Jackson, como casi todos los famosos de altos vuelos, tenía en los coches una de sus grandes pasiones, contando con una colección que los aficionados al mundo de las cuatro ruedas solamente podemos admirar.

Parece que fue ayer cuando nos dejó, pero lo cierto es que hace poco más de 9 años de la muerte de Michael Jackson, uno de los mayores artistas que ha dado el mundo de la música. Eso le reportó ganancias millonarias que, en parte, fueron invertidas en una colección de coches de lujo casi a la altura de su figura. Se dice que llegó a tener más de 70 vehículos a su disposición, aunque el número exacto es un misterio como muchos de los que rodearon su vida.

Uno de los principales caprichos del Rey del Pop eran las limusinas, con las que mostraba al mundo su carácter de estrella. Entre las que tuvo durante su vida encontramos un Lincoln Town del año 88 en cuyo interior había, entre otras cosas, una televisión y un minibar. También tuvo Rolls-Royce Silver Spur II Touring Limousine de 1990, en cuyo habitáculo se veían las iniciales MJ. No fue el último Rolls limusina que tuvo, ya que a finales de los 90 era visto en un Silver Seraph Limousine, uno de los más llamativos.

No te pierdas: La colección de coches de George Michael

Otro de los Rolls-Royce de Michael Jackson fue un Corniche Turbo Coupé del 75, que contrastaba enormemente con el Ford Econoline E150 que se compró en 1993, uno de los más modestos de la colección. Eso sí, éste era la excepción que confirmaba la regla, tal y como demuestra la presencia en la colección de un autobús que, según cuentan los que lo vieron por dentro, era lo más parecido a una mansión de Hollywood.

No era el señor Jackson muy de conducir sus propios vehículos, aunque sí que fue visto en más de una ocasión al volante de un Mercedes 500 SEL de 1985. Además, el famoso cantante contaba con una interesante colección de clásicos americanos, como no podía ser de otra forma, entre los que destacaba el Cadillac Fletwood Series 60 del 54. No fue el único modelo de esta marca que tuvo MJ, ya que en los últimos años de su vida usaba un Cadillac Escalade para moverse y, de paso, poder ocultarse de la forma más cómoda posible de los paparazzis.

Lecturas recomendadas