Skip to main content

Noticia

Competición

Alerta roja en Yamaha: Valentino Rossi no puede adelantar

Rossi persigue a Dovizioso, en Brno

Ni siquiera Valentino puede obrar el milagro y hacer que una de las motos azules acabe en el podio... ni frenar a Ducati en el Mundial.

La caída en picado de las motos azules no parece tener fin y el fin de semana de Brno ha sido la gota que ha colmado la paciencia de sus pilotos. Si el sábado Viñales escenificaba la ruptura de la confianza con Ramón Forcada, la carrera del domingo no ha sido mejor, a pesar de que Valentino firmara in extremis una brillante segunda posición en parrilla. Y ahora sí: se ha encendido la alerta roja en Yamaha. ¿Por qué Valentino no puede adelantar en pista? 

Crónica GP de República Checa 2018: Dovizioso vuelve a sonreír

Ni su magia, ni su experiencia ni sus títulos le están permitiendo al italiano estar fácilmente en el podio. A veces, se debe a una mala clasificación; otras -hasta ahora, las menos-, a una preocupante pérdida de ritmo que sólo puede compensar con el ingenio de quien se las sabe todas sobre el asfalto. Sin embargo, todos los trucos empiezan a ser insuficientes. Y pese a todo, llega a Austria segundo en el Mundial. ¿Pero por cuánto tiempo? 

En el GP de la República Checa 2018 era importante que la escuadra japonesa hubiera hecho lo deberes antes del parón de vacaciones. Sus dos pilotos ya habían mostrado su disgusto por una moto que parecía no avanzar a la par que las de sus máximos rivales. "Honda ha progresado; Ducati, también. Nosotros parece que estamos igual que hace un año", se lamentaba Vale el mes pasado. 

Pues bien, en un momento de lo más 'caliente' dentro y fuera del box, el viernes, tras los libres, el propio Rossi nos comentaba a los periodistas que pudimos tener un encuentro restringido con él algo verdaderamente alarmante: "Sólo puedo dar dos vueltas con el neumático trasero en perfecto estado. Luego, si piloto rápido, se destroza y empiezan los problemas". 

¿A quién 'teme' Rossi? Estos son los cuatro pilotos más fuertes para 2019

Sin embargo, tras la clasificación del sábado, parecía que las cosas podían volver a su sitio, sobre todo cuando la lluvia de la madrugada, la brisa y los nubarrones que han estado toda la mañana sobre Brno habían hecho que la temperatura del asfalto descendiera. 

Con este panorama, parecía que Dovizioso tendría más oportunidades para hacer valer la pole sin desfallecimientos 'extraños' en el último tercio de la carrera y que Jorge Lorenzo (que salía cuarto) también podría sumarse a la fiesta. La tercera incognita sería lo agresivo que iba a ser Márquez -siempre con la calculadora en la mano-, siempre en función de dónde estuviera Rossi, su máximo rival por el título. 

Así las cosas, con una pista algo refrigerada y con un Valentino ya colocado en la primera posición desde la primera curva, lo que nadie se esperaba es que aparecieran unos desesperantes problemas de aceleración contra los que ni siquiera su 'chispa' típica del domingo podría neutralizarlos. 

Rossi no podría seguir a Dovi, pero tampoco a Márquez ni, al final, a Lorenzo. Incluso tuvo que emplearse a fondo por la cuarta posición contra un renacido Crutchlow al que tuvo que superar en la última vuelta. 

Viñales: el fiasco de la otra Yamaha

Tras lo sucedido en Chequia, Valentino sigue segundo y sólo ha perdido tres puntos (ahora les separan 49) respecto al líder del campeonato, Marc Márquez. Pero la situación es mucho más grave que esto. Hay alerta roja (y blanca) en Yamaha porque Rossi no puede adelantar ni en pista ni en la lucha por el título... y Ducati ya está por delante en el Mundial de Constructores. 

Yamaha: el gran desengaño de Viñales en MotoGP

Para colmo de males, la situación vivida este extraño fin de semana en el seno del equipo con el corredor número 25 ha sido el detonante definitivo para que Viñales y Ramón Forcada rompieran su relación en el box. Y así, tras el mal ambiente generado una clasificación mala el sábado y rumores de todo tipo durante todo el fin de semana, el GP en Brno 2018 acabó prematuramente para el catalán al verse implicado en un accidente en los primeros instantes de carrera.  

Y además