Skip to main content

Noticia

Competición

5 cosas que Alonso tendrá que aprender para ganar las 24 H de Le Mans 2018

Fernando Alonso
Rodrigo Fersainz

O, en otras palabras, las cinco cosas propias de Le Mans y que no se encuentran en F1 no en cualquier otra carrera.

El piloto español más 'todoterreno' afronta los últimos días de preparación antes de la prueba de Resistencia más importante del mundo. Serán mil, pero en esta ocasión, seleccionamos las 5 cosas que Alonso tendrá que aprender para ganar las 24 H de Le Mans 2018.

Cómo ver gratis y online las 24 H de Le Mans 2018

Se trata de una serie de cuestiones que diferencian a la carrera francesa de la F1... y de cualquier otra, peculiaridades a las que Fernando habrá tenido que conocer ya hace tiempo si quiere tener alguna posibilidad este año. 

1 Regularidad

Aunque en las últimas ediciones la velocidad media y el ritmo de carrera haya sido mucho mayor que antaño, en Le Mans no se puede ir todo el rato 'a cuchillo". Esto supone obedecer en todo momento las estrategias que vayan marcando desde el box los ingenieros de pista de cada coche, luchar a fuego cuando sea preciso, no luchar o dejarse adelantar incluso cuando sea conveniente... y, por supuesto, tener presente en todo momento que la carrera es una prueba de resistencia sin igual para pilotos y mecánicas. 

Ha habido ediciones en las que no ha ganado el coche que no se ha roto, sino aquel que se ha averiado menos veces. Los tiempos son muy importantes, pero en ocasiones, la fiabilidad de un bólido ha tenido más que ver con la agresividad de sus pilotos a la hora de trazar o de tocar los pianos, simplemente.  

2 Conducción nocturna

Aunque existen otras pruebas en el calendario de Resistencia que duran lo mismo -las 24 Horas de Nürburgring, por ejemplo-, el circuito de La Sarthe tiene una configuración sin parangón que hace que sean especialmente traicioneros aquellos sectores que teóricamente no son muy complicados (en el 'Infierno Verde', casi todos lo son).  

Por ejemplo, la famosa recta de Moulsanne, incluso ahora que dispone de chicanes para que no se alcance tanta velocidad como antes, presenta cambios de rasante, las marcas viales (propias de ser carretera abierta el resto del año) resabalan... Para no dormirse ni distraerse demasiado, muchos corredores se golpean el casco, cantan, aprovechan para hablar por la radio o, simplemente, pegan un trago a la bebida isotónica de la que dispongan.  

25 curiosidades de las 24 Horas de Le Mans  

Asimismo, los momentos de transición lumínica (día-anochecer-noche-amanecer-día) añaden una dificultad extra a las retinas del piloto, que en cada vuelta también puede estar deslumbrada por los 'flasazos' de otros participantes, los fotógrafos apostados en las zonas oscuras y las lucecitas de las igualmente tradicionales atracciones de feria junto a la entrada a la recta de meta.    

3 Doblados

Desde su origen, coinciden en pista multitud de pilotos de diferentes categorías de coche (LMP1, LMP2, GTPRO, GTAM...)y de preparación , y dadas las diferencias en prestaciones de los coches y en experiencia de quienes los conducen, los doblajes son continuos.

En Le Mans, se sobrepasan más vehículos con vuelta perdida que en ninguna otra carrera del mundo: se les da luces -el número de ráfagas está limitado por reglamento-, se produce el adelantamiento... y se cruzan los dedos para calcular bien... y que el coche doblado te haya visto con suficiente antelación. En las horas de oscuridad, los cálculos de unos y otros se hacen especialmente difíciles...  

4 Ahorro de combustible

Aunque en la Fórmula 1 y en la Fórmula E el consumo de combustible y electricidad ya es un elemento clave, en Le Mans esto se hace todavía más importante para resultar victorioso en una prueba tan larga si llevas un coche híbrido. . Por eso, igual de importante o más que pisar el acelerador a fondo es soltarlo en el mejor momento posible, calcular bien la distancia hasta la frenada y hacer lo propio con la posición de cada uno de los doblados. 

Además, ceñirse al gasto estipulado de carburante -sin más- para parar a repostar sólo las veces que ha estipulado el equipo siempre ha sido (y seguirá siendo) uno de los secretos más importantes de esta carrera. 

5 Condiciones meteorológicas 

Dados los más de 13 km con los que cuenta el circuito y las características gegráficas de esta parte de Francia, así como su ubicación primaveral en el calendario, otra de las cosas que tiene que aprender Alonso para ganar en las 24 Horas de Le Mans 2018 en su Toyota es la rápida adaptación a las condiciones meteorológicas más cambiantes, y que, de nuevo, son factores aún más determinantes en las largas horas sin luz diurna. 

Los aguaceros en La Sarthe son especialmente copiosos y, además de variar totalmente la estrategia de cambio de ruedas y el grip de los coches, provocan desfases repentinos de luz, zonas secas y mojadas en distintas partes del trazado... y situaciones caóticas durante el día y la noche.  

Redactor jefe de Reportajes, Competición y Motos

Coches, motos, lavadoras, marcapasos... Pruebo todo lo que pase por mis manos ¡y siempre, a la carrera!